https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Muñiz, con la conciencia tranquila

Los operarios retiran la nieve caída ayer en Mendizorroza.
/DEPORTIVO ALAVÉS
Los operarios retiran la nieve caída ayer en Mendizorroza. / DEPORTIVO ALAVÉS

El técnico del Levante visita al Alavés con la necesidad de que el equipo reaccione esta semana para evitar su destitución

ALBERTO MARTÍNEZ

valencia. La tensión crece en el Levante. Lógico, teniendo en cuenta la dinámica del Levante, que encadena 13 jornadas sin conocer la victoria y que sólo se mantiene fuera de los puestos de descenso gracias a los continuos tropiezos de sus rivales directos. La presión resulta cada vez mayor y está pasando factura. Tanto es así que Juan Ramón López Muñiz necesita enderezar el rumbo del equipo esta misma semana para evitar su destitución. De ahí la trascendencia del encuentro de hoy frente al Alavés. Se trata de todo un match-ball para el asturiano, consciente de que una parte de los dirigentes granotas apuestan por un relevo en el banquillo.

Muñiz, en cualquier caso, se muestra con la conciencia tranquila. Y, sin perder su habitual moderación, lamenta algunas de las circunstancias relacionadas con la actual crisis deportiva. «En cuanto a la confianza que puedan generar desde el club, cada uno puede tener su opinión. Sé lo que hice y lo que hablé con ellos. Nunca doy esquinazo en las reuniones importantes con cargos importantes», explicó ayer refiriéndose a los directivos del Levante. En lugar de profundizar, el técnico optó por morderse la lengua: «Yo sé todo lo que hice y todas las situaciones que ocurrieron la lo largo de la temporada. Yo hice mi trabajo y voy a seguir haciéndolo. Estoy totalmente satisfecho con lo que hice desde que empezó la temporada y hasta que la termine porque por el medio ocurrieron cosas que no voy a contar pero que como profesional tenía que hacer», añadió el asturiano.

Muñiz evitó valorar el grado de respaldo que está recibiendo dentro del club: «La confianza la dan los resultados. Si sacas buenos resultados, eres el mejor y renovaciones las que quieras. Si sacas malos resultados, ya no eres el mejor y ya hablamos de que igual te marchas al siguiente partido que pierdas. Fútbol. Eso lo llevo todo en la mochila. Pero no me despista. Voy a seguir trabajando igual. Lo que nunca quiero es quitarme mis responsabilidades. Cuando salgamos al terreno de juego, la responsabilidad es del entrenador. Pero antes de todo eso, el entrenador hizo su trabajo. Cada uno, desde su departamento, dice y hace lo que cree oportuno».

El entrenador, que realizará rotaciones, descarta a Jason, Postigo y Doukouré

El pasado lunes, tras la dolorosa derrota ante el Betis, la grada del Ciutat de València despidió al equipo con pitos y pañuelos y señaló a Muñiz. A pesar de todo, el entrenador se siente cualificado para revertir la situación: «¿Mi futuro? No es una cosa que me preocupe. Tengo plena confianza en lo que hago. Cuando empezaba la temporada, yo sabía que íbamos a tener problemas. Y en esos problemas estamos».

El gijonés, quien ayer apostó por realizar el entrenamiento a puerta cerrada por primera vez desde que aterrizó en el Levante, avisó: «Debemos intentar hacer el mejor juego posible. Y eso es lo que me preocupa. Y que cuando nos pongamos por detrás en el marcador, no sea una losa que no nos permita levantarnos. Una victoria lo despeja todo. Nos veríamos capaces de remontar».

Muñiz introducirá rotaciones, ya que el domingo tocará medirse al Espanyol. Dejó fuera de la convocatoria a Jason, Doukouré y Postigo por leves molestias físicas, mientras que excluyó a Toño y Fahad por decisión técnica. Pese a la intensa nevada caída ayer en Vitoria, Mendizorroza estará en condiciones de acoger el partido. El temporal que ahora debe remitir es el del Levante

Fotos

Vídeos