https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El VAR, con Medié Jiménez, vuelve a ser protagonista

Miramón intenta evitar el disparo de Waldo ante la atenta mirada de Postigo.
/ efe
Miramón intenta evitar el disparo de Waldo ante la atenta mirada de Postigo. / efe

Cordero Vega invalida una pena máxima favorable al Levante y un tanto del Valladolid, ambos por fuera de juego | Un penalti y un gol, anulados a través del videoarbitraje

JAVIER GASCÓVALENCIA.

Una semana más la polémica volvió a estar presente en el Ciutat de València. Tras los tres penaltis de la semana pasada, con repetición incluida, la presión se situaba sobre el árbitro. Era complicado superar el espectáculo que se vio en Orriols el viernes pasado. Sin embargo, la primera parte no defraudó en el aspecto arbitral.

Solo se habían disputado quince minutos de partido cuando la afición granota comenzó a celebrar la decisión del colegiado cántabro Cordero Vega mientras este señalaba el punto de penalti. Morales se internó en el área con una de las pocas carreras eléctricas que protagonizó a lo largo de los 90 minutos y Salisu cayó en la trampa y lo derribó, fruto de su inexperiencia en el fútbol profesional. Roger cogió el balón y se dispuso a ejecutar la pena máxima para convertirse en el máximo goleador de la plantilla, e incluso de la Liga, pero desde el VAR un viejo conocido de la parroquia granota lo evitó. Medié Jiménez avisó de un posible fuera de juego de Mayoral en la acción previa al penalti y el árbitro alzó el brazo para indicar la posición irreglamentaria del madrileño. La jugada quedó invalidada y el penalti no llegó a ser lanzado.

El dominio pucelano se incrementó y el videoarbitraje llegó al otro área. Una rápida y excelente combinación de pases del equipo dirigido por Sergio González dejó noqueado al cuadro granota y Sergi Guardiola no desaprovechó la oportunidad para abrir el electrónico. Sin embargo, la alegría le duró bien poco, ya que una vez más Cordero Vega se echó la mano a la oreja y desde el VAR, Medié Jiménez le indicó que el delantero se encontraba en fuera de juego. De nuevo la posición irreglamentaria evitó que el gol subiera al marcador y el empate se prolongó hasta la segunda mitad.

Morales encara a Salisu y el joven central del Valladolid lo derriba dentro de su propia área | Sergio Guardiola abre el marcador tras una buena jugada, pero estaba en posición antirreglamentaria

A partir de ese momento el VAR no tuvo mucho más trabajo. Aunque el colegiado cántabro todavía paró el partido en otra ocasión para revisar una posible mano de Pedro Porro dentro del área que al final terminó en agua de borrajas.

Tras el espectáculo de la pasada jornada, el VAR volvió a tener protagonismo en el Ciutat de València. No obstante, todas las decisiones fueron correctas por lo que el videoarbitraje cumplió con su función a las mil maravillas. Cordero Vega también cumplió. Mantuvo el encuentro controlado en todo momento a pesar de la intensidad mostrada por los dos equipos a lo largo de los 90 minutos.

Más