https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Mayoral vuelve sin cláusula del miedo ni un mínimo de partidos obligatorio

Borja Mayoral posa con su nueva camiseta junto a Manolo Salvador y Quico Catalán durante su presentación. / Jesús Signes
Borja Mayoral posa con su nueva camiseta junto a Manolo Salvador y Quico Catalán durante su presentación. / Jesús Signes

«El verano ha sido movidito, pero mi deseo era jugar aquí», confiesa el delantero madrileño en su presentación

JAVIER GASCÓValencia

Se acabaron las vacaciones para Borja Mayoral, si es que las ha tenido. Tras lograr la salvación con el Levante UD, el madrileño afrontó el Europeo sub-21, en el que se alzó campeón. Ayer, un mes después de levantar el trofeo, fue presentado como jugador del Levante por segundo año consecutivo.

El delantero llega en calidad de cedido por el Real Madrid. Aunque en la operación de este verano algunas condiciones se han modificado con respecto al curso pasado.

El canterano blanco llega sin la famosa cláusula del miedo, que evita a los jugadores enfrentarse a su exequipo, y podrá verse las caras frente al cuadro de Zidane. Algo que no pudo hacer la campaña 2018-19, cuando el Levante ganó en el Bernabéu y cayó en el Ciutat frente al Madrid con Mayoral en la grada.

Además el acuerdo tampoco cuenta con una cláusula que le obligue a jugar un número mínimo de partidos, por lo que la decisión de darle la titularidad al ariete pasa únicamente por Paco López.

«No hay ninguna cláusula. Es un contrato puro de cesión. En este club que juegue uno u otro depende exclusivamente del entrenador» , aseguró Quico Catalán durante la presentación de un delantero cuyo deseo principal era volver al club granota tras un verano en el que el teléfono de su representante no ha dejado de sonar: «Se ha escuchado el interés de varios equipos, pero mi deseo era jugar aquí y Quico lo sabía desde que acabó la temporada. El verano ha sido movidito, por lo que se ha escuchado, pero quería incorporarme cuanto antes con el equipo».

Borja Mayoral llega a un Levante en el que tendrá que competir contra Sergio León y Roger por un hueco en el once del técnico de Silla. Sin embargo, la posibilidad de empezar a trabajar con sus compañeros antes del inicio liguero anima al joven futbolista de Parla: «Mi adaptación el año pasado fue difícil. Empecé un poco tarde, pero tuve paciencia y al final me hice con el puesto que es lo que quería».

Con la llegada del delantero, el conjunto de Orriols cierra una posición en la que no se espera ningún movimiento más. El presidente, que aseguró la continuidad de Roger en la entidad granota, se mostró optimista ante la inminente llegada de Rober Pier «que se resolverá en los próximos días». Una llegada que dejaría la plantilla cerca de cerrarse a la espera de un mediocentro defensivo y de que se produzcan las salidas de los que no cuentan para el míster.