https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La maldición del añadido afecta a ambos equipos

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Levante y Huesca han perdido más que han ganado en los minutos finales. Mientras los granotas caían en el tiempo añadido en Bilbao, los aragoneses fallaban una ocasión a puerta vacía después de que el Celta les empatase en el 81. Cuando las cosas se tuercen, resulta vital gestionar ese tramo final de los partidos.

Ese tiempo en el cual el Levante ha dejado escapar hasta cuatro puntos en lo que va de temporada: los dos de El Madrigal con el empate de Pedraza en el 93, ese fatídico minuto en que marcó el miércoles Muniain y donde los amarillos también se llevaron el triunfo del Ciutat después de haber estado contra las cuerdas casi todo el encuentro. En cambio, los granotas rescataron un punto in extremis contra el Eibar y, sin entrar en el añadido, en el 86 en caso ante el Girona jugando con diez.

Más ha perdido el Huesca a lo largo de la temporada en los minutos finales. Sólo en dos choques en el noventa y tantos -Valencia (1) y Getafe (2)- pero más desde el 80 hasta que se cumple el tiempo reglamentado: dos puntos ante el Celta y uno ante Real Madrid y Alavés.