https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante y Muñiz, a un paso de los tribunales por la falta de acuerdo en el finiquito

López Muñiz. / efe
López Muñiz. / efe

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Mientras Paco López lidera la reacción del equipo, los dirigentes del Levante mantienen abierta una tensa negociación con Muñiz. Un conflicto que gira alrededor del finiquito del entrenador gijonés, quien el pasado verano renovó hasta 2019. Tras el doloroso empate frente al Espanyol, el club optó por despedir al asturiano, pero la falta de acuerdo económico ha provocado que ambas partes estén a un paso de los juzgados.

El Levante pretende indemnizar a Muñiz con el salario de esta temporada. Sin embargo, el técnico se aferra al contrato y reclama los emolumentos correspondientes tanto al presente curso como al próximo. Durante las últimas semanas, ambas partes han mantenido duras negociaciones, aunque siguen sin alcanzar un pacto. Si no acercan posturas, la entidad de Orriols y el asturiano acabarán en los tribunales para resolver el finiquito.

Postigo regresa al grupo

Sergio Postigo está de vuelta. El central del Levante se reincorporó ayer el grupo después de casi un mes de trabajo específico a causa de un problema muscular. El madrileño, quien se ha perdido las últimas cuatro jornadas de Liga, espera reaparecer el próximo sábado en Girona. Precisamente, sólo necesita disputar un partido más para formalizar su renovación automática con el conjunto azulgrana.

Postigo arrastra un edema en los isquiotibiales de la pierna izquierda desde finales de marzo, por lo que aún no ha podido alcanzar el requisito de encuentros jugados para alargar su contrato hasta junio de 2019. El zaguero debe disputar el 60 por ciento de los choques del Levante esta temporada para que se ejecute la ampliación automática. La pareja de centrales utilizada durante las tres últimas jornadas ha sido la formada por Róber y Cabaco.

Fotos

Vídeos