https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante se harta de indignarse por el VAR

Campaña y Mayoral protestan a Gil Manzano por la injusta anulación del gol de Coke. / ep
Campaña y Mayoral protestan a Gil Manzano por la injusta anulación del gol de Coke. / ep

El club no va más allá de las declaraciones de Paco López

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

A Paco López se le acabó la paciencia el lunes por la noche. Lleva tres semanas soportando estoicamente, sin pronunciar una palabra más alta que otra. No dijo nada ante el penalti claro que el VAR no vio sobre Morales contra el Getafe. Se mordió la lengua tras la infame pena máxima del roce a Casemiro, que además acabó con la grave lesión de Doukouré. Pero en Butarque ya no pudo aguantar más, después de que Gil Manzano se olvidase de la tecnología y pitase por la vía rápida una falta que sólo vio él, lo que le impidió echar mano de lo que pretende irrumpir como un salvavidas para los colegiados. «Puedo entender los errores pero son tantos continuos... Si tenemos la herramienta del VAR es tan sencillo como esperar a que termine la jugada y el VAR lo anula. Es una más», lamentó el entrenador del Levante tras el encuentro ante el Leganés.

En tres jornadas, el equipo ha sumado un punto, pero debería haber obtenido al menos otros cuatro. «Yo creo que si hubiéramos empatado, estábamos para llevarnos el partido», apuntó el técnico en Butarque. Con 34 puntos, el Levante estará ahora mucho más cómodo en la clasificación de Primera, décimo, igualado con el Eibar. En tres jornadas, el conjunto de Mendilibar ha ganado un partido, ha empatado otro y ha sumado una derrota: cuatro puntos, tres más que los granotas en las mismas jornadas.

El Levante estaría ahora por encima de los armeros, del Athletic, del Espanyol y del Girona, y a tres puntos de puestos de Europa League. Lo que es más importante, contaría ya con un colchón de once puntos respecto al descenso, por los siete de los que goza ahora.

A pesar del grave perjuicio que han supuesto las decisiones arbitrales en las tres últimas semanas, el club no ha alzado de nuevo la voz. Tras el inexistente penalti de Vukcevic, emitió un comunicado, y después del partido contra el Real Madrid, Quico Catalán, en un tono comedido, mostró su malestar. Además, el lunes llamó por teléfono a Velasco Carballo para que le explicase el protocolo del VAR.

El club estima que no merece la pena insistir más. Que ya ha dado los pasos pertinentes, ha alzado la voz y se ha vuelto a repetir la situación. Esta vez se ha optado por el silencio, aguantar el chaparrón y esperar que contra el Villarreal no sean de nuevo protagonistas ni el árbitro ni la tecnología.

«Ojalá tuviese la solución de lo que hay que hacer pero teniendo la herramienta del VAR creo que se podría usar mucho mejor, sobre todo en jugadas que son clarísimas. El Leganés no se quejaría porque es una acción evidente, clara. No hay interpretación. Si tenemos esa herramienta, ¿Por qué no la usamos de verdad?», resaltó Paco López, serio pero tajante. El único que alzó la voz públicamente en Butarque.

Más