https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante evita el banquillo con Muñiz

Quico Catalán y López Muñiz, la temporada pasada. / manuel molines
Quico Catalán y López Muñiz, la temporada pasada. / manuel molines

El extécnico granota había demandado al club por el finiquito, pero ambas parten han alcanzado un acuerdo económicoLos dirigentes de Orriols y el asturiano han aparcado las tiranteces y han realizado un esfuerzo para no enfrentarse en los juzgados

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

El Levante y Juan Ramón López Muñiz han evitado una incómoda y desagradable situación. No se enfrentarán en los tribunales. El pasado mes de abril, el exentrenador azulgrana demandó al club por sus discrepancias alrededor del finiquito. Sólo faltaba conocer la fecha del juicio. Sin embargo, finalmente, no se celebrará. Durante los últimos días, ambas partes han acelerado las conversaciones y ya han alcanzado un acuerdo económico. Una solución amistosa.

Durante la pasada temporada, la alarmante racha de resultados puso fin a la etapa de Muñiz como técnico del Levante. El 4 de marzo, tras el empate ante el Espanyol en el Ciutat de Valéncia, la directiva azulgrana se reunió de urgencia y despidió al asturiano. El gijonés, quien había guiado al equipo en el rutilante regreso a la máxima categoría, no fue capaz mantener las buenas sensaciones. La confianza en el entrenador se agotó. Entonces surgió el conflicto sobre el finiquito.

Tras el ascenso a Primera, existía tanta fe en Muñiz que la dirección deportiva del Levante prolongó su contrato hasta 2019. La entidad de Orriols no supeditó la continuidad del técnico a la permanencia. Cuando se produjo la destitución, la cúpula granota ofreció al asturiano un finiquito correspondiente a la pasada temporada, pero el entrenador se agarró al documento firmado y reclamó también los emolumentos relativos al presente curso.

En el momento del despido, el Levante no se encontraba en puestos de descenso, pero arrastraba 15 jornadas sin ganar y ocupaba la decimoséptima posición con sólo 21 puntos. Al borde del abismo. Las diferencias sobre la indemnización provocaron que, en abril, ambas partes se encontraran en un acto de conciliación que resultó infructuoso. Duró menos de un minuto.

Al no existir entendimiento, Muñiz presentó una demanda junto a sus tres ayudantes: Álvaro Reina, Moisés de Hoyo y Toni Mengual. El Levante, según explica en su informe de gestión, dotó una provisión: «Es un riesgo posible en cuanto a la declaración del despido, que no a la cantidad, consecuencia de una interpretación contractual referente al número de temporadas contratadas. La dirección ha estimado, analizando el expediente, que el riesgo asumido asciende a 1.158.020 euros». Finalmente, para evitar el juicio, ambas partes han cedido y han alcanzado un pacto económico.

 

Fotos

Vídeos