https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante busca financiación para los 10 millones que costará la cubierta

La entidad no ha incluido el dinero de las obras en el presupuesto y deberá cambiar el césped, ya que los trabajos se harán dentro del estadio

JOSÉ MOLINS

valencia. La del próximo verano será la mayor reforma en el estadio Ciutat de València que el Levante haya hecho hasta ahora. Y las cifras lo dejan claro. El coste de la colocación de la nueva cubierta en todo el graderío será de 10 millones de euros, una cantidad que multiplica lo que el club se había gastado en otras obras hasta ahora. Y se trata sólo de la primera fase, ya que las siguientes están proyectadas para los próximos años.

El club no dispone actualmente en la caja de esos diez millones para afrontar las obras, por lo que ya ha empezado a buscar financiación que le permita asumir los costes. Una de las opciones que se barajan es ampliar el crédito con los bancos que ya tiene refinanciado hasta 2034, en el que figura la mayor parte de su deuda, y que tiene unas buenas condiciones económicas, pero se están mirando otras alternativas con entidades financieras.

La obra es cara porque supone un cambio de aspecto total del estadio. El techo será nuevo y para todo el recinto, ya que la actual cubierta de tribuna será desmontada para instalar la misma que pongan en el resto de la grada. Será la misma cubierta perimetral en todo el Ciutat, al estilo del Wanda Metropolitano, que dará una imagen espectacular tanto interior como exterior.

El próximo mes de mayo, cuando finalice la Liga, será cuando empiecen los trabajos, y estarán acabados para la próxima temporada 2019-20, la intención es que sea a principios de septiembre. Aunque uno de los problemas será que el club deberá cambiar el césped cuando terminen las obras. El motivo es que los trabajos de la cubierta se tienen que realizar desde dentro del estadio, y por tanto tendrán que entrar camiones y maquinaria pesada que dañarán mucho el terreno de juego. Lo que supondrá un coste adicional y unos días extra hasta poder albergar un partido de fútbol.

Pese a que los diez millones de la cubierta suponen un gasto muy importante, el Levante no los ha incluido en los presupuestos de la actual temporada 2018-19, que reflejan un superávit de 5,7 millones y que presentarán ante los accionistas el 20 de diciembre en la junta.

Las obras en el estadio se cuentan como una inversión, y aunque lo ejecuten durante el ejercicio, es decir, antes del 30 de junio, no se incluyen en el balance contable. La explicación es que las inversiones por obras no se contabilizan en total, sino solamente lo amortizado.

De esta forma, el club reflejará la amortización cuando la obra esté acabada y lo hará en los presupuestos de la próxima temporada 2019-20. Será el coste total dividido entre los años que pueda durar. Si la cubierta se calcula que puede durar 20 años (lo están estudiando), el club incluirá en sus cuentas medio millón de amortización anual.

 

Fotos

Vídeos