https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante se aferra al calendario

Paco López, frente a sus futbolistas durante un entrenamiento. / Manuel Molines
Paco López, frente a sus futbolistas durante un entrenamiento. / Manuel Molines

El conjunto azulgrana tiene el camino más despejado que sus rivales directos | Los de Paco López se alzan como el único de los siete equipos metidos en la pelea por la permanencia que jugará cuatro partidos en casa

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

Un discurso compartido. Tantos los futbolistas como su líder, Paco López, se han encargado de recalcar el peso que va a adquirir el Ciutat de València en el tramo final de la temporada. Y es que los azulgrana juegan una baza a su favor. Se alzan como el único de los siete equipos implicados en la batalla por la salvación que todavía debe disputar cuatro encuentros como local. «Tenemos dos partidos seguidos en nuestro campo y ganando casi certificaríamos la permanencia», avisó el técnico granota justo después de la derrota en Mestalla. El de Silla no pierde el optimismo. El conjunto granota enlaza ocho jornadas sin conocer la victoria, colocándose al borde de precipicio. Sólo dos puntos le separan de la zona de descenso. Una peligrosa tendencia que ha disparado la preocupación. Aun así, hay motivos para creer.

Nueve puntos separan al decimocuarto, que es el Girona, del colista, un Huesca prácticamente desahuciado. Siete equipos con un mismo objetivo y sólo seis jornadas de Liga por delante. Ya no hay margen de error. El Levante, que no ha ocupado puestos de descenso en ningún momento de la temporada, se acerca de forma alarmante a la zona roja de la clasificación. El colchón ha ido menguando. Pese a la negativa racha del equipo y los graves problemas defensivos de los que adolece, el calendario alimenta la fe.

Y llegan dos jornadas clave. El Levante va a encadenar dos partidos en Orriols: el domingo recibe al Espanyol, mientras que el miércoles hará lo propio con el Betis. El cuadro catalán tiene la permanencia amarrada, mientras que los verdiblancos apuran sus opciones de clasificarse para competición europea. La entidad granota pretende que la afición se movilice de cara a unas citas que pueden desembocar en escenarios opuestos.

La directiva mantiene su confianza en Paco López y apuesta por la estabilidad para lograr el objetivo

En las seis jornadas que restan para acabar la Liga va a haber ocho duelos entre rivales directos

Ninguno de los siete equipos involucrados en la pelea afronta un calendario sencillo. Sin embargo, el Girona, que suma un punto más que el Levante, y el Huesca sólo disputarán dos encuentros en casa. El resto de rivales directos, el Villarreal, el Celta, el Valladolid y el Rayo, jugarán tres jornadas como locales.

El Levante tiene otro choque subrayado en rojo. En la antepenúltima jornada, justo después de visitar el Camp Nou, se enfrentará en Orriols al Rayo. Se trata de uno de los ocho duelos entre rivales directos que se van a producir en este tramo final de Liga. Los granotas cerrarán la temporada visitando al Girona y recibiendo al Atlético.

En el vestuario azulgrana consideran que los 40 puntos pueden resultar suficientes para alcanzar la permanencia. El Levante, que tiene 33 en su casillero, tratará de mejorar los resultados que cosechó en la primera vuelta ante los rivales que le esperan. Y es que los granotas sólo consiguieron ganar al Betis y empatar frente al Girona. El resto fueron derrotas. En cualquier caso, la directiva mantiene su confianza en Paco López y apuesta por la estabilidad para alcanzar el objetivo.