https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Lágrimas para abrir una etapa

Roger recibe el cariño de Morales al terminar el partido ante el Villarreal. /  EFE/Domenech Castelló
Roger recibe el cariño de Morales al terminar el partido ante el Villarreal. / EFE/Domenech Castelló

«Han sido unos meses de mucho trabajo y ojalá sea el primer gol de muchos. Seguro que vamos a conseguir el objetivo», afirma el de Torrent Roger reaparece en el tramo final del partido, marca de penalti y acaba emocionado

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Roger Martí no pudo contener las lágrimas al abandonar el césped del estadio La Cerámica. Seis meses después de su grave lesión de rodilla, volvía a competir. Contó con 26 minutos y le dio tiempo a marcar, por lo que se emocionó al escuchar el pitido final. Sus ojos bañados evocaban el trabajo realizado en la sombra desde julio, cuando se rompió por segunda vez en su carrera. Anoche volvió a disfrutar, aunque sólo pudo hacerlo a medias. Su gol representó el retorno del Pistolero, pero resultó intrascendente para el equipo. Nueva derrota y la amenaza del descenso cobra más fuerza que nunca. Frente al Villarreal, el conjunto granota se mostró descompuesto tanto ofensiva como defensivamente. El de Torrent, con su diana y su rabia contenida, abre una puerta a la esperanza.

El Levante se reencontró con el gol en el minuto 93 del partido, cuando el Villarreal ya tenía bien amarrados los tres puntos. Emmanuel Boateng, quien nunca escatima en esfuerzos pero sigue con la pólvora mojada, provocó el penalti. No había ninguna duda a la hora de designar lanzador. Roger, el encargado de tirarlos la temporada pasada, agarró el balón y, desde los once metros, engañó a Asenjo para poner el definitivo 2-1. Fue la última jugada del encuentro.

González González señaló el pitido final y, de camino al túnel de vestuarios, Roger se limpió las lágrimas. «Han sido unos meses de mucho trabajo. Ha sido muy duro. Gracias a Dios he vuelto y qué mejor manera de hacerlo que con un gol. Ha sido una pena que no hayamos conseguido nada positivo, pero no vamos a dejar de pelear y seguro que vamos a conseguir el objetivo», aseguró el delantero valenciano en declaraciones a beIN LaLiga. Anoche salió del túnel en el que entró el pasado 22 de julio. Aquel día, durante un amistoso contra el Almería, se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Justo la misma lesión que había sufrido tres años antes en la pierna derecha.

La diana del valenciano supone la segunda de un delantero granota en Liga, ya que se suma a la de Ünal

El Levante le ha echado en falta. «Ha sido algo mutuo. Ha sido una pena esta lesión, que llegó en mi mejor momento, pero ya estoy recuperado y con ganas de ayudar al equipo. Ojalá sea el primer gol de muchos», avisó Roger, quien aspira a alcanzar los ocho tantos.

El de Torrent firmó 22 dianas la pasada campaña en Segunda y tiene el reto de afianzarse en la máxima categoría. Ayer saltó al campo en el minuto 64 sustituyendo a Jason y apenas intervino en el juego, pero tuvo la oportunidad de recuperar sensaciones.

El Levante volvió a evidenciar sus problemas en ataque. Boateng no tiene el olfato necesario, por lo que el club acelera las conversaciones para fichar al menos un delantero de cara a la próxima jornada. Los dirigentes luchan para reforzarse con Loïc Rémy y Arouna Koné.

El de Roger supone el segundo gol de un delantero del Levante en esta Liga. El anterior lo consiguió un Enes Ünal que ayer completó un gran partido con la camiseta del Villarreal y dio una sensacional asistencia.

«Me quedo con el trabajo del equipo y vamos a seguir luchando. El equipo está muy concienciado y no queda otra que seguir. Confío en todos mis compañeros y entre todos vamos a sacar esto», admitió Roger. El sábado, ante el Deportivo, hay una cita crucial: «Tenemos que ir a por los tres puntos. Jugamos contra un rival directo y tenemos que luchar por la victoria a muerte».

Fotos

Vídeos