https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Competición ignora al Levante y lo deja fuera de la Copa del Rey

'Chumi' tras Borja Mayoral en el partido de ida disputado en el Ciutat de Valencia./EFE
'Chumi' tras Borja Mayoral en el partido de ida disputado en el Ciutat de Valencia. / EFE

La jueza de la Federación considera que la denuncia granota por la alineación indebida del Barcelona llega con el plazo terminado y el club recurre a Apelación

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

El tiempo es oro y el Levante lo ha podido comprobar de forma amarga. La Federación ignoró ayer la denuncia del club granota por la alineación indebida del Barcelona en la ida del partido de octavos de final de la Copa del Rey al considerar que llegó fuera de plazo. Así lo determinó la jueza única de Competición, Carmen Pérez, a las 16:40 horas en la resolución del conflicto, que deja fuera del torneo al equipo valenciano pese a la grave infracción cometida por el conjunto catalán con el canterano Chumi, que jugó el encuentro en el Ciutat aunque estaba sancionado.

Pese al fallo de la jueza, el Levante va a insistir y ayer mismo presentó un recurso al Comité de Apelación, ya que considera, como aseguró el jueves el presidente, Quico Catalán, que hay jurisprudencia y bases jurídicas sólidas para que les den la razón y la Federación elimine al Barcelona. Si este organismo ratifica la designación de la jueza, el club pretende ir al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), y como último recurso le quedaría la justicia ordinaria.

El problema son los tiempos. La próxima semana empiezan a jugarse ya los partidos de cuartos de final de la Copa, y para entonces tiene que haber una resolución definitiva. De lo contrario, si por ejemplo el TAD decidiera dar la razón al Levante y el Barcelona ya hubiera jugado su partido, sería un caos anular el encuentro y disputarlo de nuevo con los granotas. Para ello los comités van a actuar con la máxima rapidez en estos días.

El Levante presentó la denuncia ayer a las 9:33 de la mañana mediante un correo a la Federación. La jueza informó al Barcelona, que aportó sus alegaciones y a partir de entonces la magistrada de Competición estudió el caso para después dictaminar que se había excedido el plazo que marca la normativa. La jueza explica en su resolución que se acoge al artículo 24.3 del Código Disciplinario federativo, según el cual el plazo para que el Levante presentase la denuncia se habría terminado el pasado 11 de enero a las 14 horas. Carmen Pérez explica que la no presentación en el plazo legal acarrea que se dé por bueno el resultado y no se sancione la alineación indebida.

El Levante defiende que al ser considerada una infracción muy grave, la normativa establece un periodo de hasta tres años para que admitan la denuncia, pero la jueza, aunque reconoce que el caso es muy grave, asegura en su resolución que los plazos son tan cortos con el objetivo de que «la persecución no se mantenga excesivamente abierta y se reclame de forma inmediata a los hechos», para garantizar el desarrollo de la competición.

En ningún momento la jueza entra a valorar si verdaderamente hubo o no alineación indebida, ya que el Barcelona sostiene que no la hubo y que Chumi no tenía sanción. De hecho, la magistrada da por hecho que la hay, pero que se descarta por denunciarla fuera de plazo. Por tanto, si el Levante hubiera reclamado antes del pasado día 11 (sólo unas horas después del partido del Ciutat), la jueza le hubiera dado por ganada la eliminatoria, como ya ocurrió con el Cádiz y el Real Madrid en diciembre de 2015, ya que los gaditanos denunciaron de inmediato.

Tanto el Valencia como el Leganés pudieron haber cometido infracciones de este tipo, pero ambos clubes consultaron a la Federación antes de convocar a los canteranos que estaban sancionados con el filial, como era el caso de Chumi. Marcelino García Toral, entrenador del conjunto de Mestalla, indicó ayer: «Lo único que a mí me incumbe es que nosotros queríamos contar con Fran Navarro, hicimos una consulta a la Federación porque lo habían expulsado en una Copa del Rey de juveniles y nos aconsejaron que no lo convocáramos».

Ni el delegado del Levante ni los servicios jurídicos del club se dieron cuenta de la alineación indebida hasta que lo publicó el diario El Mundo este jueves, cuando ya el plazo había expirado. No obstante, el portavoz del Barcelona, Josep Vives, insistió en su versión de que no habían cometido ninguna ilegalidad. «Hay un plazo que claramente ha pasado y la jueza se ciñe a lo que dice la ley con el principio de tasado. Hay un plazo que estaba absolutamente agotado y no había caso, porque había prescrito la acción que podía ser presuntamente una alineación indebida», aseguró. «El Levante defiende sus legítimos intereses, como cualquier equipo, pero otra cosa es que el Barcelona esté de acuerdo», explicó.

Más