https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La influencia de Jason

Jason recibe indicaciones de Toni López ante la presencia de Paco López.  / manuel molines
Jason recibe indicaciones de Toni López ante la presencia de Paco López. / manuel molines

El equipo sólo ha logrado una victoria en los once partidos de Liga en los que no ha sido titular el coruñés, que suma nueve triunfos en 25 choques El Levante duplica su promedio de puntuación cuando el gallego está en el campo

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Paco López ha recuperado para la causa a Jason Remeseiro. Al trascender que el futuro del gallego pasa por Mestalla, la tensión se instaló en Orriols. El futbolista, cuyo contrato con el Levante expira el 30 de junio, empezó a escuchar los pitos de un amplio sector de la grada. Circunstancias que llevaron al técnico azulgrana, Paco López, a dejar al jugador fuera del once en los partidos como local. Una forma de evitar polémicas y tiranteces que podían desconcertar al grupo. Hasta que el entrenador aparcó los factores externos para tomar una decisión valiente. Y dos meses después, el coruñés volvió a competir en el Ciutat de València. Desde ese momento, el extremo ha disputado todos los minutos en Liga, demostrando su influencia en los resultados. Y es que el conjunto granota duplica su promedio de puntuación cuando él parte como titular.

En lo que va de temporada, Jason ha disputado 25 partidos de Liga como titular, en los que el equipo ha obtenido nueve victorias, seis empates y diez derrotas. Ha sumado 33 puntos, firmando un ratio de 1,32 por encuentro. Números de mérito.

Cambia el panorama analizando las 11 jornadas en las que Jason se ha quedado fuera de la alineación titular. En cuatro de ellas entró en el campo faltando 20 minutos aproximadamente, mientras que en el resto no participó. En estos choques, el Levante ha conseguido una sola victoria, cuatro empates y seis derrotas. Siete puntos que suponen un promedio de 0,64 por partido.

Jason ha recuperado su sitio. A principios de febrero, salió a la luz su pacto con el Valencia. El futbolista, de 24 años, tiene un acuerdo prácticamente cerrado con la entidad blanquinegra de cara a la próxima temporada. Este hecho, unido a las controvertidas negociaciones de renovación, desató la indignación de buena parte de la hinchada granota. Incluso apareció una pancarta en el estadio que tildó al jugador de «traidor». Cabe recordar que, durante la temporada 2016-17, el coruñés tenía un salario especialmente bajo y se alzó como una de las piezas clave en el ascenso. Al concluir aquella campaña, el club se puso manos a la obra con tal de mejorar y ampliar el contrato del extremo, a quien no le satisficieron las condiciones ofrecidas. Hubo un tira y afloja que acabó deteriorando la relación entre ambas partes, llegando a romperse las conversaciones. A finales del pasado año se retomó el diálogo, pero sin alcanzar un acuerdo. Y la última propuesta de la cúpula azugrana no obtuvo una réplica. «Tengo claro desde hace muchos meses que él ha adoptado otro camino. La novia nos da calabazas», afirmó el presidente granota, Quico Catalán, hace tres meses.

En medio de esta situación, Paco López subrayó la profesionalidad de Jason. «Con la emoción en la mano, entiendo perfectamente al aficionado que se pueda sentir molesto. Desde la emoción, yo estaría al lado de los aficionados. Pero como entrenador tengo que tomar decisiones desde la razón, no desde la emoción. Y desde la razón significa hacer lo mejor para mi equipo, incluso dañándome yo la imagen. Y lo voy a seguir haciendo. Es un recurso que tenemos. Sigue demostrando en cada entrenamiento implicación y compromiso. Es un jugador más. Lo que debemos hacer es tener una actitud positiva», dijo el técnico a principios de marzo.

Sin embargo, con los ánimos encendidos en Orriols, Paco López prefirió reservarlo en los partidos en casa. Desde que estalló el conflicto, Jason permaneció dos meses sin jugar ningún encuentro como local. Durante ese tramo, se limitó a participar en las visitas al Alavés, el Leganés y el Athletic. Pero el técnico marcó un punto de inflexión el pasado 7 de abril. En el minuto 67 del choque con el Huesca en el Ciutat, el gallego sustituyó a Simon. La grada le silbó, pero también le aplaudió. Hubo división.

A partir de ahí, Jason ha disputado todos los minutos. Ha completado los encuentros frente al Valencia, el Espanyol, el Betis, el Barcelona y el Rayo, con un balance de dos victorias, un empate y dos derrotas. 1,4 puntos por partido. Frente al conjunto vallecano, llegó su reconciliación con la grada. Marcó el gol de la tranquilidad y, embargado por la euforia, corrió para abrazarse con Paco López. El resto de técnicos y jugadores formaron una piña en la banda. Volvió la armonía.

Más