https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Hernani, la única luz de la noche

Hernani celebra el gol antes de dedicárselo a Fernando Reyes, conocido como 'Pájaro'. / efe
Hernani celebra el gol antes de dedicárselo a Fernando Reyes, conocido como 'Pájaro'. / efe

El exjugador del Oporto alcanza los 35 km/hora en la acción del remate para el 0-1 y dedica el tanto a Fernando Reyes, responsable del material El luso estrena titularidad y se marca una espectacular arrancada con gol incluido

C. V.VALENCIA.

Paco López tiene que empezar a preocuparse de verdad por la forma en que se desenvuelve su equipo cada vez que juega lejos del Ciutat. Es evidente que los jugadores se sienten protegidos por el blindaje que da Orriols pero a veces como visitantes son capaces de hacer lo más difícil. Ayer, por ejemplo, cuando lo tenían todo a favor en el marcador, empezaron a meterse en un jardín que con el paso de los minutos acabó convirtiéndose en un verdadero suplicio. Defender, lo que se dice defender con el cuchillo entre los dientes o con la seriedad y rigor necesario, no lo hicieron en casi tres cuartas partes del encuentro. Demasiado tiempo si se tiene en cuenta que tan bueno es poner el cerrojo atrás como acertar a la hora de hacer daño al contrario.

Por eso se acabó como se acabó. Fallaron los laterales, también los centrales y tampoco el resto ayudó en esa abnegada faceta de proteger a Aitor. La nueva composición de la parte de atrás que escogió Paco López no convenció porque estuvo muchos minutos a merced de unos y de otros. Por ahí fue por donde empezó a desangrarse el Levante.

Gota a gota perdió fuerzas y se quedó muy lejos de los objetivos que teóricamente se había propuesto. Todo lo que avanzó Hernani cuando todavía muchos espectadores no habían entrado al Villamarín, lo perdió el grupo poco después. Porque el portugués, hay que decirlo, fue una de las pocas aportaciones positivas que dejaron la noche. Hay muchas esperanzas en este futbolista que, a sus 28 años, todavía busca su espacio en el fútbol de élite. Los dirigentes levantinistas están plenamente esperanzados con él, una apuesta que tiene su miga. Lo dejó hecho Tito y su anterior equipo técnico, y llegó gratis para cubrir el vacío que había dejado Jason.

Que venga de un club como el Oporto siempre es una carta de presentación que hay que tener en cuenta, aunque la verdad es que allí no le fueron del todo bien las cosas. La temporada pasada apenas consiguió reunir 486 minutos de juego y su bagaje anotador fue de cuatro goles. El último tanto lo hizo el 15 de enero ante un Segunda como el Leixoes en partido de Copa. Ha pasado por el Olympiacos griego pero su mejor rendimiento llegó en las filas del Vitória de Guimaráes (campaña 2016-17 con 12 goles)

Ayer se encargó él solito de poner a todos en situación. Así, como quien no quiere la cosa, pegó un acelerón de 35 km/h (para hacerse la idea, Morales no llegó a los 34) que dejó con la boca abierta a la defensa verdiblanca. El servicio fue de Vukcevic y si buena fue la arrancada del extremo, mejor todavía resultó la definición. Le pegó con la zurda y con apenas ángulo al lado contrario de Joel. No pudo estrenar mejor su titularidad y tuvo claro a quien se lo iba a dedicar: al responsable de material, Fernando Reyes, el 'Pájaro', un buen tipo con años en la casa.