https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Luz granota en el túnel de Cazorla

Santi Cazorla. / EFE / Polo
Santi Cazorla. / EFE / Polo

La capitana azulgrana es fisioterapeuta y trabajó este verano con el centrocampista, que había sufrido un calvario de dos años lesionado La jugadora del Levante Ruth García ayudó a recuperarse al asturiano

J. MOLINS VALENCIA.

La vida de Santi Cazorla había entrado en una espiral dramática y el asturiano estaba a punto de dejar el fútbol. Llevaba más de dos años sin recuperarse de una lesión en el tendón de Aquiles, operación tras operación. Abandonó el Arsenal al acabar contrato en junio y regresó a España, donde el Villarreal le ofreció hacer la pretemporada a prueba para ver si podía volver a sentirse futbolista.

Y durante este verano se cruzó en su vida la jugadora del Levante Ruth García. El fisioterapeuta Juan Carlos Herranz estaba tratando a Cazorla y pidió a la capitana granota si podía echarle una mano. «A Juancar lo conozco desde hace muchos años por el tema de la selección, me explicó el caso de Santi y me dijo si podía ayudar, y era algo que a nivel personal y profesional era muy importante», explica la jugadora en el canal oficial de LaLiga. Ruth, que también es fisioterapeuta, formó parte del equipo que ha logrado recuperar al asturiano, que ahora es indiscutible en el equipo castellonense tras superar el calvario que pasó en Londres.

«Como es futbolista profesional te entiendes mucho mejor desde el primer día y fue muy fácil trabajar con Ruth, Juan Carlos y Arturo», explica Cazorla. «Ruth y Juancar saben que un futbolista necesita el balón y yo pasaba por muchos aspectos de la lesión donde era muy aburrido, aprender a caminar, aprender a utilizar músculos que estaban parados pero de vez en cuando me tiraban un baloncito para engañarme y me iba mucho más feliz al hotel», brome el centrocampista.

La jugadora granota, nacida en Camporrobles, elogiaba la fuerza de voluntad de Cazorla: «Es un ejemplo de superación, por supuesto. Santi a la gente que nos tiene alrededor todos estábamos con él a muerte y confiando 100% en que todo iba a ir bien. Pero él llegaba cada día con una sonrisa, quería más, entrenando quería más. Estaba muerto y lo daba todo. Y al final hay veces que te quejas de vicio».

El de Lugo de Llanera tuvo dolor en el tobillo desde sufrió una lesión con la selección española en 2013, pero a finales de 2015, sin que el dolor persistiera, empezó el calvario de operaciones en su tendón de Aquiles. En Londres los médicos le dijeron que difícilmente volvería a caminar. «Tenía mucho dolor y hubo momentos que pensé en tirar la toalla», indica Cazorla. Pero una segunda opinión médica del doctor Mikel Sánchez en Vitoria le hizo ver la luz, y finalmente el grupo de trabajo en el que ha estado Ruth este verano ha culminado con la recuperación del centrocampista para el fútbol.

Mañana el asturiano jugará con el Villarreal contra el Levante gracias a que una futbolista granota le ayudó como fisioterapeuta. En octubre de 2016 fue su último partido con el Arsenal, en la Champions contra el Ludogorets. Pero tras recuperarse este verano, el pasado 18 de agosto redebutaba con el Villarreal en La Cerámica ante la Real Sociedad. En el conjunto amarillo, donde estuvo las siete primeras temporadas de su carrera, ha disputado esta campaña ocho encuentros y vuelve a ser feliz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos