https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Hernani apaga su propia samba

Hernani celebra su gol ante el Osasuna./EFE
Hernani celebra su gol ante el Osasuna. / EFE

El portugués se luce con un gol y su desequilibrio pero su expulsión impide recuperarse del empate de Rubén García

ALBERTO MARTÍNEZValencia

Su atrevimiento provocó que fuera capaz de lo mejor y de lo peor durante 71 minutos. Es el tiempo que estuvo Hernani sobre el césped del Ciutat de València. Hasta que fue expulsado por una acción incomprensible y totalmente evitable. Una absurda manera de empañar su gran tarde. El luso, uno de los fichajes del verano, adelantó al Levante y dio un recital de recursos técnicos, desequilibrio y florituras. El veloz extremo nació el Lisboa y es hijo de padres caboverdianos, pero tiene alma de brasileño. Cuando juega, baila samba. Así entiende el fútbol. Y así se convirtió en todo un quebradero de cabeza para los defensas de Osasuna. Sin embargo, él mismo se encargó de interrumpir la danza. Vio la roja y el conjunto granota se despidió de buena parte de sus opciones de recuperar la ventaja en el marcador, ya que un viejo conocido como Rubén García se había encargado de poner las tablas. El exceso de revoluciones pasó factura.

Paco López no se casa con nada. Y ayer volvió a dar un giro táctico recuperando el 4-4-2. Hasta cinco cambios introdujo en el once respecto al partido en el Benito Villamarín, donde el equipo mostró una fragilidad defensiva que facilitó la dolorosa remontada. El guión empezó como cuatro días atrás, con Hernani abriendo la lata a las primeras de cambio. Esta vez fue incluso más prematuro. En el minuto 4. Morales ensanchó al campo para conectar con Miramón, quien envió un centro raso que se fue abriendo paso entre la inocencia de los centrales de Osasuna. Entonces apareció el portugués, completamente libre de marca, para rematar el cuero a placer. El técnico confiaba en que el desenlace fuera bien diferente al sufrido ante el Betis.

1 Levante UD

Aitor, Miramón, Postigo, Vezo, Clerc, Campaña, Radoja, Morales (Rochina, m.74), Hernani, Roger (Sergio León, m.74) y Mayoral (Coke, m.85).

1 CA Osasuna

Rubén; Nacho Vidal, Aridane, David García, Estupiñán, Roberto Torres, Oier, Fran Mérida (Moncayola, m.46), Rubén García (Rober Ibáñez, m.83), Adrián (Juan Villar, m.83) y Chimy Ávila.

GOLES:
1-0, m.5: Hernani. 1-1, m.57: Rubén García.
ÁRBITRO:
Soto Grande (Comité riojano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Roger, Aitor, Radoja y Sergio León. Expulsó al local Hernani (m.71) por doble tarjeta amarilla.
INCIDENCIAS:
partido de la séptima jornada de LaLiga Santander disputada en el estadio Ciutat de València ante 18.000 espectadores. En los prolegómenos del partido se hizo entrega de una camiseta conmemorativa a José Luis Morales con motivo de sus 150 partidos como jugador del Levante. También fue homenajeado el medallista paralímpico valenciano Ricardo Ten.

La primera parte iba a tener un nombre propio: Hernani. Y no sólo por el gol. El luso, quien ha llegado con hambre después de dos años de ostracismo en el Oporto, está motivadísimo. A veces incluso demasiado. Pero juega para divertirse y se nota cada vez que pisa el césped. Su repertorio de recursos es amplio y ha empezado a desplegarlo.

Claves del Levante - Osasuna

Arranque.
El partido se puso de cara pronto gracias al gol de Hernani, quien exhibió su capacidad para desequilibrar.
Gol anulado.
Los azulgrana pudieron ampliar la ventaja, pero el VAR invalidó el tanto de Roger por un milimétrico fuera de juego.
Vuelta de Rubén.
El de Xàtiva se midió por primera vez al Levante. Marcó, pidió perdón y se marchó entre aplausos.
Con uno menos.
La absurda expulsión de Hernani impidió que los azulgrana pudieran recuperar la renta en el marcador.

Dos arrancadas suyas estuvieron muy cerca de representar el segundo gol del Levante. En una de ellas, acabó cediendo el esférico a Mayoral, pero el de Parla no supo culminar la jugada. En la otra, el extremo entró en el área y, con bicicleta y zurdazo incluidos, envió el cuero por encima del larguero. Hernani se alzaba como el hombre más desequilibrante, aunque le falta rigor táctico y compromiso en tareas defensivas.

El primer acercamiento con cierto peligro de Osasuna llegó con un cabezazo en plancha de Rubén García, aunque se fue desviado. La jugada acabó en una falta de Hernani sobre Roberto Torres muy cerca del córner. El de Xàtiva, quien se enfrentaba por primera vez al equipo que le vio crecer, tenía ganas. Sacó el balón parado y, esta vez sí, se quedó cerquísima del gol. Sorprendió a la retaguardia del Levante y, en lugar de colgar el balón al área, se inventó un disparo cerrado que obligó a Aitor a emplearse a fondo. El portero vasco hizo gala de sus reflejos y, con la pierna, desvió ligeramente el balón, que acabó golpeando en el poste.

El encuentro subía de ritmo y Osasuna se estiraba, tratando de ganar presencia. Entonces llegó una acción que encendió los ánimos. A la media hora de juego, Roger recibió un sensacional pase entre líneas de Vezo, deleitó con su control, fintó a David García y fusiló con su pierna izquierda. Un golazo que no subió al marcador, ya que el linier levantó la bandera por un polémico fuera de juego. El VAR revisó la acción y ratificó la posición antirreglamentaria. Era milimétrica. Por el hombro.

Mientras tanto, Hernani continuaba haciendo de las suyas. Con una filigrana bajaba un balón caído del cielo. Y con un magistral pase con el exterior del pie desajustaba todo el sistema defensivo de Osasuna y activaba un contragolpe que pudo suponer el 2-0. Morales no estuvo acertado en el centro. El Levante, muy fresco, llegaba con fluidez a las inmediaciones de la portería de Rubén. Encerraba al cuadro rojillo. Pero se marchó a los vestuarios sin ampliar la ventaja.

Tras el descanso, Osasuna dio un paso adelante y buscó el empate con ímpetu. Estupiñán hacía daño por la banda y ponía a prueba a Aitor. Minutos después, en el 57, el arquero guipuzcoano no pudo evitar el gol de Rubén García. Caprichos del destino. Radoja cometió una pérdida en el centro del campo y Roberto Torres asistió al de Xàtiva, quien controló el esférico con demasiada facilidad entre Miramón y Vezo. Mientras perdía el equilibrio, se sacó de la chistera un disparo ajustado al primer palo. 1-1. El valenciano, lejos de celebrar el tanto, pidió perdón a la grada. Después, al ser sustituido, sintió los aplausos.

El Levante no tardó en reaccionar. Roger lo intentó con una volea. Y luego Mayoral y Miramón desperdiciaron una doble ocasión clarísima. Hernani seguía mareando a Nacho Vidal, pero, a falta de 20 minutos, ensombreció su actuación. El luso perdió el cuero y, pese arrastrar una tarjeta, persiguió a Chimy Ávila hasta que acabó derribándolo con una segada. Permaneció sentado varios segundos con el árbitro detrás de él. Sabía lo que le esperaba. El cuanto se incorporó, el colegiado le mostró su segunda amarilla. Expulsado. Necesita moderación.

Paco López introdujo a Sergio León y Rochina en lugar de Roger y Morales. El de Silla no se arrugó. Osasuna apretó con el objetivo de culminar la remontada, aunque el Levante en absoluto bajó los brazos. En medio de la tensión por ciertas decisiones del árbitro, los granotas arriesgaron y encontraron espacios para generar peligro. Con un hombre menos, la victoria se esfumó.