https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El espíritu de Coke rescata un punto

Levante-Girona. / J. Signes

El Levante se sobrepone a la expulsión de Postigo y empata ante el Girona a base de orgullo y un fútbol vistoso

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLE

Coke Andújar ha perdido su condición de titular, pero encarna a la perfección el espíritu del Levante de Paco López. Anoche, el lateral derecho entró en el campo en un momento delicadísimo. Los granotas se habían quedado sin Postigo por expulsión y el Girona ponía el 1-2. Sin embargo, el conjunto azulgrana no se derrumbó y se lanzó al ataque en busca de un empate más que merecido. La recompensa al buen fútbol llegó en el minuto 85, cuando el defensa madrileño firmó un gol para poner las tablas definitivas y salvar un punto que celebró con orgullo la grada de Orriols. No es su primer tanto de estas características. El equipo arrastra cuatro jornadas sin ganar, aunque el resultado de ayer tiene un valor añadido. La fe.

Paco López decidió recuperar el esquema de 3-5-2, al que renunció en Vallecas después de tres meses aplicándolo. Frente al Rayo, el clásico 4-4-2 no funcionó, por lo que el de Silla recurrió nuevamente a la defensa de tres hombres. El técnico azulgrana tenía los recursos idóneos para ello. Y es que Jason, quien volvía al equipo tras cumplir un partido de sanción, es un hombre clave por su despliegue físico en el carril derecho. Eso sí, el de Silla sorprendió echando mano de Nikola Vukcevic para completar el trivote ante la baja de Rochina. El mediocentro montenegrino, en pleno debate sobre su rendimiento y su valor, disputó su tercer partido como titular en lo que va de Liga. Un examen para el fichaje más caro de la historia del club.

Con Roger y Morales formando tándem ofensivo, el Levante intentaba aprovechar la libertad de movimientos del madrileño, quien puso a prueba a Bono cuando apenas habían transcurrido cinco minutos. Su duro disparo desde la frontal del área acabó en saque de esquina. Un córner que dio paso a un cabezazo demasiado débil de Roger Martí. Los azulgrana cogían confianza.

El Levante, con ímpetu, buscaba reencontrarse con la victoria. Al igual que el Girona, que aterrizaba en Orriols con el objetivo de romper su mala racha de resultados. La gran amenaza del conjunto catalán es un viejo conocido de los granotas: Cristhian Stuani. El delantero uruguayo, consagrado como uno de los mejores artilleros de la Liga, impone en el juego aéreo. Al cuarto de hora del encuentro tuvo en su testa la posibilidad de abrir el marcador. Oier falló en un despeje y el Girona recuperó el cuero para lanzar un aviso a navegantes. El charrúa superó a Cabaco en el salto para cabecear el balón muy cerca del palo.

Sin embargo, el Levante se sentía más cómodo que el Girona con el balón en los pies. Bardhi generaba peligro desde la segunda línea, asociándose con clase y tratando de explotar su excelente golpeo. Sin embargo, el macedonio no estaba acertado en la definición. Los de Paco López, además, estaban bien plantados, atentos y solidarios en las labores de destrucción. Postigo estuvo providencial para robar la cartera a Stuani.

Un despiste costó caro. Demasiado. En el minuto 31, Granell, muy pícaro, sacó un balón parado antes de que la defensa del Levante se organizase. El futbolista catalán cogió desprevenida a la zaga granota y Portu, libre de marca en el corazón del área, exhibió su talento rematando por encima de Oier. Postigo, llegando desde atrás, no fue capaz de evitar que el esférico cruzase la línea de gol.

Con el marcador en contra, el Levante puso una marcha más y comenzó a asumir más riesgos a la hora de trenzar los ataques. Una circunstancia que generó excesivos espacios. El balón circulaba sin detenerse en el centro del campo. Los azulgrana ponían toda la carne en el asador en busca del empate.

El segundo acto arrancó con un asedio del Levante. Las ocasiones se sucedían. En el minuto 49, un excelente pase en profundidad llegó a los pies de Bardhi, quien emprendió una carrera desde la medular y conservó el balón el tiempo justo para aguardar el desmarque de Morales. El madrileño se topó con Bono. Sólo unos segundos después fue el turno de Jason. Toño deleitó con una excelente penetración y asistencia para el carrilero gallego, quien remató desviado.

Apenas unos minutos después, Jason y Toño se intercambiaron los papeles. Dos jugadores que acaban contrato en junio y que resultan fundamentales en el actual esquema. El coruñés encontró el hueco y el de Puerto de Sagunto, solo ante Bono, no consiguió superar el omnipresente guardameta marroquí. La grada no se lo podía creer.

Pero un ataque vertiginoso iba a dar el premio. Postigo recuperó con elegancia el cuero, Toño fabricó un exquisito pase entre líneas y Morales se encargó del resto. El Comandante avanzó, utilizó la pierna izquierda para quebrar la cintura de Ramalho y empleó la derecha para lanzar un misil ajustado al primer palo. Esta vez Bono no pudo hacer nada.

2 Levante UD

Oier, Jason (Coke, m.70), Rober, Postigo, Cabaco, Toño (Dwamema, m.85), Bardhi, Campaña, Vukcevic (Boateng, m.63), Roger y Morales

2 Girona FC

Bono; Pedro Porro, Jonás Ramalho (Alcalá, m.90), Bernardo Espinosa, Juanpe, Àlex Granell; Douglas Luiz, Aleix García (Valery, m.83), Borja García; Portu (Lozano, m.73) y Stuani

GOLES:
0-1, m.30: Portu. 1-1, m.58: Morales. 1-2, m.71; Aleix García. 2-2, m.86: Coke
ÁRBITRO:
Undiano Mallenco (C. Navarro). Amonestó por el Levante a Bardhi y Toño, y por el Girona a Stuani. Expulso al local Postigo, por doble amonestación, en el m.68
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la jornada 18 de LaLiga disputado en el estadio 'Ciutat de València' ante 19.415 espectadores