https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

23 días para decidir el futuro de Tito

«Tenemos una plantilla muy competitiva y en este mercado de invierno la hemos mejorado un poco», defiende el de Benidorm Catalán no se posiciona pero apunta que el director deportivo ha logrado los objetivos

ALBERTO MARTÍNEZ

Hay fecha límite. El Levante tiene 23 días para aclarar el futuro de Tito Blanco. El contrato del director deportivo azulgrana expira el 30 de junio y el consejo de administración se ha comprometido a tomar una determinación antes de que finalice este mes. El presidente granota, Quico Catalán, evitó ayer desvelar su postura, aunque sí recordó que el de Benidorm ha alcanzado hasta la fecha los objetivos marcados. Toca deliberar.

El consejo de administración del Levante se ha reunido tres veces en lo que va de 2019. La última, el pasado lunes. Sin embargo, en ninguna de ellas se ha abordado la situación de Tito. Catalán argumentó ayer la espera. «Como dije después de la junta general de accionistas, el club tiene que tomar muchas decisiones entre enero y febrero y no sólo en la parcela deportiva. Y así va a ser. Me parece responsable. En pleno mercado de fichajes, entiendo que no es el momento de abordar una decisión tan relevante para el club como es la figura de la dirección deportiva. En este mes de febrero, se va a tomar decisiones respecto a eso», explicó el presidente.

Todo apunta a que, en la próxima reunión del consejo, se tratará el asunto. La junta directiva, ampliada a 13 personas a finales de diciembre, debe decidir si le ofrece una renovación contractual a Tito o finalmente prescinde de sus servicios. Quico Catalán no se posicionó ayer, aunque sí puso determinadas cartas sobre la mesa.

«No es el momento ni el lugar. No es bueno que yo pueda hacer esa valoración pública si no la hecho en privado con el consejo de administración. Vamos a esperar unos días o unas semanas y vamos a ver cómo evoluciona todo», señaló el máximo mandatario del Levante antes de hacer referencia al ascenso de 2017 y a la permanencia lograda la pasada campaña: «Es verdad que nosotros llevamos dos temporadas y media trabajando juntos y hasta la fecha hemos ido cumpliendo nuestros objetivos globales. Eso está ahí. Y Dios quiera que sigamos cumpliéndolos en esta misma temporada».

Dentro del consejo hay división de opiniones sobre el papel de Tito. El de Benidorm, en cualquier caso, destacó su sintonía con el presidente. «Quico y yo tenemos una muy buena relación. A nivel profesional, sin ninguna fisura y con una comunicación fluida. A nivel personal, tenemos una buena relación. No somos íntimos, pero nos conocemos desde que yo era jugador y conozco a su familia. Hay máximo respecto. Eso va a ser así hasta el 30 de junio y, si sigo trabajando, seguirán las dos relaciones: la profesional y la personal. Y si no sigo, la personal la mantendré. Siempre voy a estar agradecido a Quico por darme la posibilidad de ser director deportivo del Levante», indicó.

Tito, al mismo tiempo, se limitó a garantizar su compromiso mientras continúe vinculado a la entidad granota. No profundizó sobre su voluntad o predisposición: «Mi futuro es trabajar para el club que me dio la oportunidad. Voy a ser director deportivo cómo mínimo hasta el 30 de junio. Voy a trabajar para que el Levante tenga la posibilidad de tener una plantilla siempre competitiva. Y voy a utilizar la profesionalidad hasta el último día que esté en este club, no sé si hasta el 30 de junio o hasta que Dios quiera. No voy a cambiar mi forma de actuar».

Tito trató de justificar las apuestas realizadas el pasado verano y que no están colmando las expectativas. Y es que el Levante destinó cerca de 19 millones a los fichajes de Vukcevic, Dwamena y Simon. «Son tres jugadores por los que se hizo una gran inversión, pero buscábamos que compitieran con jugadores que ya teníamos. Son muy buenos futbolistas y pensamos que mejoran la plantilla. Habríamos querido que jugasen muchos más minutos, pero es una decisión puramente deportiva. A lo mejor es que los tres jugadores que están ocupando esos puestos, si los pusiéramos en el mercado, costarían muchísimo dinero».

Además, Tito analizó los movimientos realizados en enero. Llegó Vezo en calidad de cedido y salieron Prcic, Samu García y Sadiku. «Creo que nos hemos reforzado. Tenemos una plantilla muy competitiva y en este mercado de invierno la hemos mejorado un poco», apuntó.

La prioridad consistía en reforzar el eje de la zaga: «Es verdad que queríamos la incorporación de un centrocampista y, viendo que no había posibilidades, al final decidimos que la plantilla se quedaba tal cual. Era Lukic o ninguno. Pensamos que tenemos esa posición bien cubierta. Intentamos traer a dos jugadores por posición y que los dos puedan ser titulares. Pensamos que hemos hecho una planificación acercándonos a ese criterio».

El Levante apuró las posibilidades por Lukic: «Había momentos en que veíamos una puerta que se podía abrir, pero la posición del Torino ha sido de cerrar la puerta y no dar ninguna opción. Teníamos al jugador y eso es una parte muy importante, pero luego hay otra, que es la de su club, y al final no ha querido».

Más

 

Fotos

Vídeos