https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La defensa presenta otro problema a Muñiz

Oier se dispone a interceptar un balón durante el entrenamiento de ayer en Buñol. / levante ud
Oier se dispone a interceptar un balón durante el entrenamiento de ayer en Buñol. / levante ud

El Levante afronta el trascendental partido frente al Dépor después de haber sido incapaz de dejar su portería a cero en lo que va de año El asturiano deberá recomponer de nuevo la zaga ante la sanción de Postigo y la baja de Rober Pier por contrato

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Los problemas jamás vienen solos. Mientras Muñiz aguarda con una calma tensa el fichaje del delantero, el asturiano trabaja a destajo en la puesta a punto de una pareja de centrales que apenas ha coincidido unos minutos en competición. El partido de este sábado ya puede considerarse como una final. De hecho, perder significaría volar de regreso a Valencia en puestos de descenso por primera vez en la temporada. Y por segunda ocasión, en el equipo granota no aparecerá Postigo, que cumple ciclo de amonestaciones. El entrenador está obligado a alinear a Chema y Cabaco o a buscar una solución de urgencia.

No parece posible que Muñiz se decante por una alternativa desconocida. Es más, bastante trastoca ya al entrenador no contar con su central fetiche. Postigo sólo se había perdido hasta ahora un encuentro liguero y fue un desastre defensivo, el 0-5 frente al Atlético. En aquella ocasión no jugó por problemas musculares y le sustituyó Rober Pier.

El gallego no completó desde luego uno de sus actuaciones más afortunadas desde que llegó al Levante. Pese a ello, y teniendo en cuenta que ha sido titular ante Celta y Villarreal con un rendimiento aceptable, Muñiz recurriría a él. Pero Rober Pier no puede jugar el sábado en Riazor. No al menos sin que el Levante se rasque el bolsillo. El acuerdo de cesión firmado este verano con el Dépor incluye ya conocida como cláusula del miedo por la cual el futbolista ya se quedó fuera de la lista en la primera vuelta.

El entrenador deberá apostar por Chema y Cabaco, que apenas han coincidido en la Liga

Esto deja a Muñiz con sólo dos centrales. Chema, uno de sus habituales pero que aún no ha sido titular en Liga desde que se lesionó en el Sánchez Pizjuán, y Cabaco. El uruguayo ha dejado buenas sensaciones en las pocas oportunidades que ha tenido, pero los dos últimos encuentros se había quedado fuera del once: en Vila-real incluso fue el descarte. Ambos centrales apenas han coincidido en competición y ahora tienen una misión necesaria: contribuir a que Oier deje por fin su portería a cero en 2018.

Tanto en Copa como en Liga, el Levante siempre ha encajado gol en cada uno de los cinco partidos que ha disputado: el balance es de cuatro derrotas y la victoria 1-2 de Cornellà, que a la postre resultó infructuosa en la Copa. El conjunto granota ha recibido nueve goles en lo que va de año. La solidez defensiva que sí venía definiendo al equipo de Muñiz, por lo tanto, se tambalea.

Y eso que el equipo había superado los continuos cambios que ha realizado Muñiz desde principio de temporada. Empezando por los laterales, el club ha fichado a Coke -al que ya pretendió en verano- tras la grave lesión de Iván y quedar evidenciado que Shaq aún no tiene la experiencia necesaria para ser un zaguero de garantías en Primera. En el otro flanco, Luna parece haberse ganado el puesto y además Toño atraviesa problemas musculares. De hecho, el alicantino ayer no se entrenó aún con el grupo en lo que fue la vuelta al trabajo del equipo con vistas al encuentro del Dépor. Tampoco se ejercitó el meta Raúl, que sigue con molestias en la cadera y que será de nuevo baja esta jornada.

Bajas en el Deportivo

El conjunto gallego también presenta bajas para enfrentarse el sábado al Levante. Cristóbal no podrá contar con Mosquera por una lesión muscular y estará pendiente hasta última hora de Fede Cartabia, que marcó en la primera vuelta. Recupera, por el contrario, a Fede Valverde, quien no jugó en el Bernabéu por la cláusula del miedo.

Al Levante no se le ha dado demasiado bien últimamente Riazor, donde ha perdido en sus dos últimas visitas. Además, según una estadística que difundió ayer la agencia EFE, Muñiz ha igualado su peor racha en Primera con un triunfo de los últimos 15 partidos: este registro ya lo rubricó con el Málaga en la temporada 2009-2010.

Fotos

Vídeos