https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El curioso traspaso de Sadiku

Armando Sadiku cayó lesionado el pasado mes de agosto. / levante ud
Armando Sadiku cayó lesionado el pasado mes de agosto. / levante ud

El club granota, con una ficha libre tras la salida de Samu García, busca en el mercado un central rápido que se ajuste al juego de Paco López El albanés se va al Lugano y el Levante cobrará si renuncia a su opción de recompra

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

La historia de Armando Sadiku en el Levante resulta singular. Su llegada, su estancia y también su salida. Ayer se cerró la marcha del delantero al Lugano, equipo en el que ya militó en el pasado. El club azulgrana, que desembolsó cerca de 1,5 millones de euros por el fichaje del albanés, ha acordado unas condiciones de traspaso curiosas. Y es que, según apuntan desde Orriols, la entidad granota cobrará por la operación en caso de que renuncie a la opción de recompra sobre el jugador a final de temporada. Todo dependerá del rendimiento del atacante en el campeonato suizo durante los próximos meses.

Sadiku ultima su recuperación tras la grave lesión que sufrió el pasado mes de agosto, cuando se rompió el ligamento cruzado de su rodilla izquierda durante un amistoso entre el Levante y el Heerenveen. En cualquier caso, el delantero estaba fuera de los planes del técnico azulgrana, Paco López. De ahí que el club no tuviera previsto reservarle una ficha de la plantilla para el segundo tramo del curso.

«Cada vez está mejor y ya está haciendo cosas con el equipo con normalidad. Antes de la lesión, ya le hicimos saber que no contábamos con él para esta temporada. Él sabe perfectamente la situación», admitió Paco López la semana pasada. Ayer se zanjó su traspaso al Lugano, cuya camiseta ya vistió en la campaña 2012-13. La entidad azulgrana, en principio, no va a recuperar la inversión realizada por el ariete hace 12 meses, pero ha incluido en el acuerdo una cláusula que le permitiría repescar al futbolista al finalizar la actual temporada. Si acaba declinando esta posibilidad, el club de Orriols percibirá una compensación económica. Una operación compleja.

Sadiku aterrizó en el Ciutat de València en el tramo final del pasado mercado invernal. Al igual que Rochina y Pazzini, llegó con el reto de resolver los problemas ofensivos del equipo. Sin embargo, apenas gozó de oportunidades. Sólo disputó 269 minutos repartidos en seis partidos. El albanés pertenecía al Legia de Varsovia, que se encontraba en Benidorm realizando una concentración.

La proximidad también ha facilitado las conversaciones con el Lugano, que está en Murcia preparándose para el segundo tramo de la liga suiza. Sadiku, de 27 años, tratará de disfrutar de la continuidad necesaria para recuperar su mejor nivel. En mayo, el Levante decidirá si rescata al delantero albanés, cuyo contrato como granota expiraba en 2020.

El lunes fue el turno de Samu García, quien rescindió su contrato y dejó una ficha libre en el Levante. El club azulgrana rastrea el mercado en busca de un central que se ajuste a la filosofía de juego del conjunto de Paco López. Uno de los nombres que hay sobre la mesa es Mauricio Lemos, pero está prácticamente descartado porque no encaja en el perfil dibujado. El objetivo de los granotas consiste en reforzar el eje de la zaga con un futbolista rápido que se pueda adaptar al ritmo y las rápidas transiciones del equipo.

Más

 

Fotos

Vídeos