https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Los cuatro renacidos de Vigo

Luna, en un lance del juego ayer con Méndez. / EFE/Lavandeira jr
Luna, en un lance del juego ayer con Méndez. / EFE/Lavandeira jr

Moses Simon, Luna, Mayoral y Doukouré pasan de descartes a piezas importantes

JOSÉ MOLINS

Para que un equipo funcione bien a lo largo de la temporada es fundamental que todos los miembros de la plantilla hagan su aportación. Por eso Paco López, al que no le gusta personalizar, no dudó en aplaudir la gran actuación de los jugadores poco habituales como Moses Simon, Mayoral, Luna y Doukouré. Los tres primeros fueron titulares y el último entró en la segunda parte, pero demostraron que están al mismo nivel que el resto y merecen más oportunidades.

El nigeriano, tercer fichaje más caro de la historia, no estaba teniendo oportunidades, pero parece que ha llegado su momento. Lleva dos titularidades consecutivas y ayer en la banda derecha realizó una muy buena actuación, con desbordes constantes a los rivales, llegadas hasta el fondo, buenos centros al área y combinaciones con Morales, con el que se asoció. Siempre aportó peligro. La aportación de Moses puede haber solucionado un problema para Paco López, ya que se ha ganado la titularidad en la próxima jornada, lo que relega a Jason a la suplencia y evita así que el público del Ciutat se cebe con el gallego, lo que podría perjudicar al equipo.

También Luna mejoró mucho con esa faceta de carrilero izquierdo. No era fácil la papeleta, con Hugo Mallo por su lado, pero trabajó muy bien en defensa y aportó mucho en ataque, con un centro que sacó de la nada y que estuvo a punto de convertirlo en gol Moses. El balear también le puede haber solucionado un problema de futuro inmediato al entrenador, porque con Toño todavía en prisión (hoy cumplirá su noveno día en la cárcel de Teruel), el ex del Eibar se reivindica para ocupar en carril zurdo en los próximos partidos.

Simon le quita un problema a Paco López para la próxima jornada por el caso Jason en el Ciutat

Otro que tenía mucha hambre era Borja Mayoral, que no estaba realizando la temporada que esperaba cuando llegó al Levante. El delantero celebró con mucho énfasis su gol, el 1-4 final, tras una buena acción personal, y que redondea uno de sus mejores partidos como granota, con la asistencia a Morales y su trabajo todo el encuentro. Aunque no podrá tener continuidad la próxima jornada, ya que al estar cedido por el Real Madrid, el club granota debería pagar para que jugara, algo que parece improbable.

Y el caso de Doukouré también es representativo. Con un pie y medio fuera del club hace tres semanas, se ha quedado y muestra un compromiso que el técnico siempre destaca. Su error en Vitoria le dejó tocado, pero ayer, en la media hora que jugó, se resarció. Estuvo rápido y acertado en el corte para frenar a un Celta que buscaba dominar para meterse en el partido. Abarcó gran cantidad de campo, fue una muralla y estuvo cerca de marcar un gol. Cuatro ejemplos de que nunca hay que tirar la toalla y que el trabajo siempre tiene recompensa.