https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Levante UD

Roger: «La competencia es buena. Si estoy al cien por cien no debo tener miedo a nadie»

Roger Martí se muestra muy satisfecho con su recuperación. / juan j. monzó
Roger Martí se muestra muy satisfecho con su recuperación. / juan j. monzó

El de Torrent confía en reaparecer ante el Dépor: «He jugado otros años en Primera, pero nunca con la confianza y la madurez que tengo ahora»

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Roger Martí ya cuenta los días para reaparecer en el campo. Los seis meses de trabajo en la sombra llegan a su fin. Arrancaron el 22 de julio, cuando el delantero se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda durante un amistoso contra el Almería. Justo la misma lesión que había sufrido tres años antes en la pierna derecha. Tocaba rehacerse otra vez. El técnico del Levante, López Muñiz, le espera con los brazos abiertos. Los problemas del equipo para marcar goles añaden urgencia a su retorno. El de Torrent, quien firmó 22 dianas la temporada pasada en Segunda, desenfunda sus pistolas para enseñar su pólvora en la élite. No le preocupan los fichajes.

-¿Cómo se siente físicamente?

-Muy bien. Llevo muchos meses trabajando el físico con el recuperador. En la parte final es en la que hay que coger un poco más el ritmo de balón y la velocidad del juego. Para eso está el trabajo con el equipo.

-¿Qué tal va su vuelta al grupo?

-Me siento muy feliz. Llevo muchos meses trabajando muy duro para que llegue este momento. Estoy disfrutando cada día y cogiendo buenas sensaciones. Estoy muy contento de ver ya la luz al final del túnel.

-¿Cuál será su fecha de regreso?

-El fin de semana del partido contra el Deportivo, que es el 28 de enero, cumplo justo los seis meses. Desde que me lesioné me marqué esa fecha orientativa. Pero no me obsesiono. Si el doctor Cugat lo decide, ojalá pueda estar para ese fin de semana. No sé si podré estar antes. Es una decisión entre el doctor, el míster y yo. Si todo va bien, el día 8 me van a dar el alta para poder entrenar con el grupo como uno más y, a partir de ahí, hay que ver la evolución. Dependerá de mis sensaciones y de la necesidad del míster.

-¿Cómo ha vivido estos meses?

-Muy duros. No es fácil, sobre todo en el momento en el que me encontraba. Después de que la temporada pasada hubiese logrado hacerme un hueco en el Levante y ser una pieza importante, tenía muchas esperanzas con el pasito a Primera. Las cosas llegaron así. Gracias a Dios, pasó en pretemporada y si todo va bien me va a quedar la segunda vuelta entera para quitarme esa espinita.

-¿En qué se refugia este tiempo?

-Es muy importante tener la cabeza ocupada, no dar muchas vueltas a la situación y mirar hacia delante, ir restando días. Al igual que tener amigos que te apoyan y sobre todo la familia, que está muy encima de ti y te hace todo mucho más fácil.

-Es su segunda lesión de este tipo. ¿Qué se le pasó por la cabeza?

-Lo recuerdo perfectamente. Lo primero que me pregunté y no paré de repetir fue: «¿Por qué otra vez?», «¿Por qué en este momento?». Te haces mil preguntas y no te puedes creer que tengas que volver a pasar por esta lesión tan complicada. Pero son gajes del oficio y seguro que, si la primera ya me hizo muy fuerte, ésta mucho más. Estoy muy contento por cómo están yendo las cosas y por las sensaciones que tengo. Creo que voy al volver al equipo a un gran nivel.

-¿A una lesión de esta índole se le puede buscar alguna causa?

-En mi caso fue un mal apoyo, un gesto desafortunado. Nada físico. Había trabajado mucho en verano con un preparador físico personal y me estaba encontrando muy bien. Es una milésima de segundo en la que apoyas mal o el césped... No sabes bien cómo, pero ya no vale la pena pensarlo.

-¿Durante este largo período de recuperación, se puede aprovechar para mejorar en determinadas facetas del juego?

-Sí, trabajas mucho la fuerza y vuelves físicamente como un avión. Lo que más cuesta es coger el ritmo de balón, pero eso te lo dan las semanas que entrenas con el equipo. Una vez recibida el alta, eso lo coges en una o dos semanitas. Pero físicamente vuelves muy fuerte y fresco. La otra vez, en el Valladolid, me pasó lo mismo. Volví quedando 11 partidos y lo jugué todo. Me encontraba fenomenal, con mucha confianza, como si no hubiera pasado nada. Incluso mejor.

-El equipo está teniendo muchas dificultades para marcar. ¿Le están esperando para encontrar el camino del gol?

-Arriba no estamos teniendo suerte, pero estoy seguro de que van a llegar lo goles. El equipo trabaja para que los de arriba marquen goles, aunque no es fácil. La Primera División te exige mucho más. Estoy tranquilo y confío en mis compañeros. Seguro que van a hacer goles.

-Esta campaña debía suponer su consolidación en Primera. ¿Todavía hay tiempo para que sea así?

-Seguro. He jugado otras temporadas en Primera, pero nunca como ésta. No entraba en la Primera División con la confianza con la que venía y con el rol que tenía en el equipo. Ahora me va a tocar volver a luchar como uno más para ganarme otra vez ese puesto y no va a ser fácil, porque hay más compañeros y la competencia está ahí. Pero confío mucho en mí y sé que, si vuelvo, va a ser para estar al cien por cien y ayudar al equipo.

-¿Muñiz le ha comentado cuánto le echa de menos?

-El míster siempre ha estado muy encima de mí, y cuando nos cruzamos, siempre tiene palabras para mí y bromeamos sobre mi vuelta. Pero yo no quiero volver de cualquier manera. Quiero volver siendo importante.

-En febrero se disputará el derbi. ¿Lo ha señalado en rojo?

-Está claro que el partido contra el Valencia uno se lo marca como especial, por mi paso por la escuela del Valencia y porque al final es un partido bonito. Es un derbi y a todo el mundo le gusta jugarlo.

-Llega el mercado invernal y el club busca un delantero. ¿Usted optaría por fichar un ariete?

-Es una cosa que no me preocupa. Conmigo hay tres delanteros en la plantilla y si el club decide reforzarse con otro delantero, perfecto. La competencia es buena, pero no me preocupa. Bastante tengo yo como para estar pensando en si van a traer otro delantero. Si yo estoy al cien por cien, no tengo por qué tener miedo a nadie. Lo que quiero es poner las cosas difíciles al míster.

-En Segunda División marcó 22 goles. ¿Está listo para trasladar esa pólvora a la máxima categoría?

-Tengo mucha confianza en mí. Lo que quiero es ayudar al equipo con trabajo y está claro que los goles van a llegar. Pienso que si he podido hacer más de 20 goles en Segunda, puedo hacer goles en Primera perfectamente. He jugado otros años en Primera, pero nunca con la confianza y la madurez que tengo ahora.

-¿A qué cifra de goles aspira?

-Es complicado. Llegar a ocho goles sería algo bueno. Pero es algo que no me preocupa.

-Durante el pasado verano, varios clubes se interesaron por usted.

-Hubo ofertas muy fuertes económicamente, pero tanto el club como yo lo teníamos claro. Yo apostaba mucho por esta temporada, por lo importante que me estaba sintiendo, y aunque vinieran clubes importantes decidí quedarme aquí.

Fotos

Vídeos