https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Compás de espera por Gálvez

Alejandro Gálvez y Sergio León pugnan por un balón. / EFE/Raúl Caro
Alejandro Gálvez y Sergio León pugnan por un balón. / EFE/Raúl Caro

El Levante debe aligerar la zaga antes de avanzar en la negociación con el granadino

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

La defensa es la línea más cubierta del Levante, pero la directiva conserva la idea de elevar el nivel con el fichaje de un central. Para ello, habrá que esperar acontecimientos. Y es que hay overbooking en el eje de la zaga. Una posición que, con el inminente retorno de Róber Pier, pasará a estar ocupada por cinco futbolistas. Al margen del gallego, tienen contrato Erick Cabaco, Chema Rodríguez, Sergio Postigo y Esteban Saveljich. Una conyuntura que impide avanzar en la incorporación de Alejandro Gálvez, quien se alza como una de las principales opciones manejadas por el club para reforzar la retaguardia.

La cúpula azulgrana deberá desprenderse de alguno de los centrales. El jueves arranca la pretemporada con las pruebas médicas y, entre los citados, se encuentra Esteban Saveljich. El argentino ha aprovechado su cesión al Albacete para reivindicarse, aunque en el tramo final del curso no pudo competir al encadenar una sanción y una lesión muscular. Todo apunta a que volverá a hacer las maletas.

El Albacete pretende seguir contando con Saveljich. Sin embargo, el defensa sólo se plantea competir en Primera División la próxima temporada, ya sea en el Levante o en otro equipo. Todavía le restan dos años de contrato con el conjunto azulgrana, que pagó 750.000 euros por su fichaje en 2016.

Al mismo tiempo, el Levante ultima la incorporación de Róber, quien sumará su tercera cesión consecutiva. La entidad de Orriols espera oficializar su regreso esta semana. Además, el pasado sábado, el conjunto azulgrana ejecutó la opción de compra sobre Cabaco, que asciende a dos millones de euros. En la plantilla, también figuran Postigo y Chema. Tanto el madrileño como el manchego ofrecieron un rendimiento irregular durante la pasada campaña.

Con cinco centrales en nómina, la dirección deportiva evita las urgencias. El técnico granota, Paco López, podrá aprovechar los primeros entrenamientos para realizar una valoración definitiva. Y es que, antes de lanzarse abiertamente a por un refuerzo, el club deberá desprenderse de uno o dos defensas. Así, hay un compás de espesa en las conversaciones con Alejandro Gálvez. El granadino tiene contrato en el Eibar hasta 2019, aunque el curso pasado jugó cedido en Las Palmas.

El Levante ha puesto en marcha las conversaciones con Gálvez. El Eibar se comprometió a facilitarle la salida, aunque aún debe decidir si le concede la carta de libertad. El central andaluz tendría que rebajar su salario para aterrizar en Orriols.

Más

Fotos

Vídeos