Las Provincias
Levante UD
Toño. :: EFE/Juan Carlos Cárdenas
Toño. :: EFE/Juan Carlos Cárdenas

El Atlético señala a Toño como alternativa

  • La continuidad de Uche se complica, ya que desea tener más minutos y sus aspiraciones económicas se alejan de las posibilidades del club

  • El defensa del Levante maneja, entre otros, el interés de un conjunto rojiblanco que va a reforzar su lateral izquierdo

El despegue de Toño García en Primera se ha hecho notar. El vistoso juego del lateral ha atraído numerosas miradas durante su estreno en la máxima categoría. El carril izquierdo del Levante lleva su nombre. De ahí que la entidad de Orriols le haya clasificado como uno de los bastiones de la regeneración, uno de esos jóvenes que deben echarse el equipo a la espalda en el futuro. Los dirigentes le consideran todo un activo. Pero su proyección no ha pasado inadvertida y son varios los clubes que le siguen. Entre ellos, el Atlético de Madrid.

Durante los próximos días, Toño trasladará al Levante el interés de diferentes clubes españoles y extranjeros. El futbolista desea conocer la postura de los directivos granotas y si están dispuestos a estudiar ofertas. El futbolista ha dejado completamente aparcada cualquier opción a la espera de saber la posición de la entidad azulgrana.

En principio, el Levante va a descartar una negociación por uno de los futbolistas más prometedores de la plantilla. La cúpula de Orriols realizó una apuesta a largo plazo por Toño, quien firmó un contrato hasta 2019 con una cláusula de rescisión de diez millones de euros.

Toño está encantado en el Levante y, salvo que surja una posibilidad satisfactoria para ambas partes, no se va a plantear un cambio de aires. Por ese motivo, en primer lugar, el lateral pretende abordar junto al club la situación del mercado.

Y uno de los equipos que han llamado a la puerta de Toño es el Atlético de Madrid. Una de las prioridades del club rojiblanco de cara al verano es reforzar el flanco izquierdo de la defensa, ya que ninguno de los futbolistas que ocupan esa posición ha convencido a Simeone.

La prioridad del técnico argentino se llama Filipe Luis. Sin embargo, se presenta como una opción muy complicada, ya que el Chelsea pagó el pasado verano 20 millones por hacerse con sus servicios. Pese a que el lateral brasileño no ha contado con el protagonismo previsto en el cuadro de Mourinho, la entidad londinense se niega a poner facilidad para su traspaso.

Simeone dispone de Guilherme Siqueira, quien no ha cumplido con las expectativas. Y el decepcionante Cristian Ansaldi regresará al Zenit tras la cesión. Ante este panorama, el entrenador del Atlético ha llegado a colocar a Jesús Gámez a pierna cambiada esta temporada.

En principio, Emiliano Insua regresará después de un año a préstamo en el Rayo. Aunque el conjunto vallecano desea seguir contando con el lateral zurdo argentino. El Atlético, que ha fijado Filipe Luis como prioridad, peina el mercado en busca de alternativas. Ya han sido vinculados con la entidad rojiblanca defensas como Layvin Kurzawa, Alex Sandro, Ignacio Monreal o Wendell.

El Atlético ha seguido a Toño García durante este curso y sus características han agradado a la dirección deportiva encabezada por José Luis Pérez Caminero, quien ha apuntado el nombre del levantinista en su abanico de posibilidades.

Con 25 años, Toño ha exhibido su potencial en su debut en Primera División. El zaguero valenciano empezó como hombre indiscutible para Mendilibar y una inoportuna lesión le dejó fuera del equipo justo cuando se produjo el relevo en el banquillo. Algo que le dificultó convencer a Alcaraz. Sin embargo, en febrero el granadino le entregó una titularidad que ya no soltó.

Otro asunto que el Levante tiene sobre la mesa es el futuro de Kalu Uche. Salvo sorpresa, el delantero no seguirá en Orriols. Tal y como informó LAS PROVINCIAS, la clave de su destino iba a ser económica.

En enero, cuando llegó Uche al Levante, las dos partes se emplazaron a hablar en junio para analizar una posible renovación. El primer requisito era la permanencia, que se ha cumplido. Y el segundo, una ostensible mejora de sueldo. La directiva aún no se ha pronunciado.

El futbolista ha aprovechado su regreso a España para revalorizarse. Así, después del sacrificio económico que realizó para firmar con el Levante, sabe que va a poder recuperar su estatus. Además, asume que sus aspiraciones salariales están lejos de las posibilidades granotas. A sus 32 años, quiere exprimir su último contrato jugoso. También influye el aspecto deportivo. Sus goles han resultado decisivos para la salvación, pero Uche esperaba que Alcaraz le concediera más minutos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate