https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Más de 22.000 aficionados que viven un éxtasis ante el campeón

J. C. V. VALENCIA.

Nadie quería marcharse tras el pitido final, ni en el césped ni en la grada. Mientras los más de 22.000 aficionados comenzaban a festejar como se merecía la histórica manita al Barça, Boateng no se separaba del balón que guardará como oro en paño tras su triplete. Lukic fue el primero en felicitarle, poco antes de que comenzara una vuelta de honor para celebrar, con la afición, el cierre de curso como local soñado por todos los granotas. Por megafonía, además de dar las gracias a los aficionados por el apoyo mostrado durante la temporada, volvieron a sonar los nombres de todos los componentes de la plantilla. Cuando llegó el turno de Morales, los decibelios atronaron. La lista la cerró Paco López, antes de que el técnico de Silla comenzará a ser manteado por sus jugadores. Sin duda, el colofón perfecto para el entrenador que ha revolucionado a un Levante que acabará la campaña más cerca de los puntos de la Europa League que del descenso.

Fotos

Vídeos