El vecino que denunció la bronca de Johnson a la prensa lo hizo por su «importante interés público»

El vecino que denunció la bronca de Johnson a la prensa lo hizo por su «importante interés público»

'Amigos' de Carrie Symonds dicen que no oyeron sus tres llamadas a la puerta y que los vecinos tenían su número de móvil

IÑIGO GURRUCHAGALondres

Un músico de 29 años, Tom Penn, ha reconocido ser el vecino de Carrie Symonds que llamó al periódico de 'The Guardian' para informarle de que había tenido una bronca de tal intensidad con su pareja, Boris Johnson, en la medianoche del viernes, que la Policía visitó la vivienda para cerciorarse de que no había ocurrido nada grave y ambos estaban sanos y salvos.

Penn escribe en un comunicado público que, «una vez que supe que nadie estaba herido, contacté con 'The Guardian' porque sentí que tenía un importante interés público». «Creo que es razonable que alguien que probablemente será nuestro próximo primer ministro tenga que hacerse responsable también por todas sus palabras, acciones y conductas», añade.

Penn emitió su declaración después de que su mujer justificara sin ser identificada por 'The Guardian' la decisión de la pareja de grabar los gritos y ruidos que venían del piso vecino y explicas que, tras oír un ruido fuerte y un grito seguido de silencio, llamaron a la puerta de los vecinos sin obtener respuesta, y después a la Policía.

Pero el testimonio de la mujer, que utilizaba la primera persona y el plural 'nosotros' en sus respuestas a 'The Guardian', no mencionaba la decisión de llamar al diario y de entregarle una grabación de la bronca de la pareja vecina. Tras la publicación, hacía las 19.00 del viernes, de una noticia que planteaba preguntas sobre el derecho a la privacidad de los personajes públicos, otros medios le siguieron, con la BBC decidiendo más tarde darle cobertura.

Penn asume toda la responsabilidad del envío de la grabación a 'The Guardian'. Si su esposa declaraba que no sigue la política de partidos, él afirma que su política «no va más allá de haber votado por la permanencia en la Unión Europea», en el referéndum de 2016. En el aspecto menos polémico de su conducta, su esposa justificó la grabación de la bronca de los vecinos explicando que también filmaría con su móvil un incidente en la calle, para ayudar a la Policía, y él confía en que «cualquiera hubiese hecho lo mismo».

Desvelados

Tom Penn pide al final de su comunicado que cese el acoso de la prensa a su familia y vecinos: «Os pido que dejéis en paz a ciudadanos privados y os concentréis en aquellos que han decidido aspirar al poder ante la mirada pública». Pero la prensa conservadora ha desvelado que él es músico y su mujer, Eva Leigh, una actriz y dramaturga que había tuiteado comentarios recientes contra Johnson.

'The Sunday Times' cita a 'amigos' de Symonds señalando que siente más enfado con sus vecinos que con Johnson. Dicen que ni ella ni el político conservador oyeron las llamadas de Penn a su puerta, que habrían sido tres, y que la exdirectora de Comunicaciones del Partido Conservador había dado a Leigh y Penn su número de móvil para llamadas de urgencia, pero que no recibió ninguna esa noche.

El semanario conservador 'The Spectator' publicaba el sábado una columna de Melanie McDonagh en la que aconsejaba a Johnson que se marche del barrio de Camberwell, políticamente laborista y favorable a la permanencia en la UE. Los 'amigos' de Symonds dicen que ya no se siente segura en su casa. La mudanza de Johnson a otra vivienda parece inminente.

'The Sunday Times' acompaña la noticia de la bronca sentimental con la afirmación anónima de 'un ministro importante del Gobierno, próximo a Theresa May', de que Boris Johnson es un riesgo de seguridad ante poderes extranjeros. Un sondeo del 'Mail on Sunday' registra un descenso de las simpatías por el exalcalde de Londres entre los cuestionados el sábado. Pero las encuestas sobre incidentes destacados por los medios en esos momentos no son fiables.