La UE y Reino Unido siguen a un mundo en los temas esenciales del 'Brexit'

El ministro del Reino Unido para el 'Brexit', Dominic Raab (i); y el negociador jefe de la Unión Europea para el 'Brexit', Michel Barnier. /Stephanie Lecocq (Efe)
El ministro del Reino Unido para el 'Brexit', Dominic Raab (i); y el negociador jefe de la Unión Europea para el 'Brexit', Michel Barnier. / Stephanie Lecocq (Efe)

El pesimismo se ha apoderado de las negociaciones

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas (Bélgica)

Fue una patada adelante de manual. En realidad, otra, y ya van unas cuantas. Mientras, el tictac sigue su curso obstinado en llegar al 30 de marzo de 2019 sea como sea, con o sin acuerdo. Porque ese día, Reino Unido dejará de ser un Estado miembro de una Unión Europea que comenzará a escribirse a 27. Hoy concluyó una nueva ronda negociadora entre ambos bloques y la gran conclusión es que volvieron a estar de acuerdo en que no están de acuerdo en los grandes escollos de la negociación del 'Brexit', como son el asunto irlandés o el mercado único. La patada hacia adelante de ayer llegará hasta mediados de agosto, cuando volverán a reunirse en Bruselas.

Así lo explicaron a media tarde el negociador jefe europeo, Michel Barnier, y su homólogo británico, Dominic Raab. «Nuestra meta sigue siendo llegar a octubre con un acuerdo. Con un acuerdo», repitió el francés. El matiz es clave, ya que después de la reciente comunicación enviada por la Comisión en la que instaba a todos los agentes europeos implicados a prepararse «para todos los escenarios» –incluido el peor, el no acuerdo–, el pesimismo se ha apoderado de las negociaciones. Sin embargo, desde Bruselas insisten en que el gran objetivo es lograr una salida limpia que a su vez permita aprobar un periodo transitorio hasta el 31 de diciembre de 2020 (Reino Unido estará atado a la UE pero sin ser oficialmente un Estado miembro).

En el tema irlandés, Barnier volvió a mostrarse abierto a cualquier solución que aporte Londres que sea legalmente posible y evite una frontera dura (física) entre Irlanda e Irlanda del Norte. «Entienden nuestras preocupaciones y han prometido traernos nuevas propuestas en breve», explicó Barnier. Respecto al Libro Blanco de Theresa May, recalcó que es «útil para avanzar» pero insistió que hay unas líneas rojas innegociables: «la integridad del mercado único y la indivisibilidad de las cuatro libertades». A su lado, Raab volvió a recordar que saldrán sí o sí de la UE y que quieren llegar a acuerdo comercial ambicioso. ¿Cómo? Eso ya es otro cantar.

 

Fotos

Vídeos