La ministra alemana de Familia saca a la luz la lacra de la violencia de género

Franziska Giffey. /AFP
Franziska Giffey. / AFP

La socialdemócrata Franziska Giffey revela en un informe que casi 140.000 mujeres sonvíctimas de maltratos en el país germano

JUAN CARLOS BARRENABerlín (Alemania)

«Para muchas mujeres el hogar es el lugar más peligroso, un lugar en el que reina el miedo». Con estas palabras la ministra alemana de Familia, la socialdemócrata Franziska Giffey, presentó este martes un estudio sobre violencia de género de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), que muestra un preocupante aumento de las agresiones de pareja en uno de los países más ricos de Europa. Mientras en el sur de Europa las muertes por esta lacra dan lugar a protestas ciudadanas y son portada frecuente de los diarios, en Alemania pasaba hasta ahora casi desapercibida por el desinterés de los medios, la desatención de los políticos y la vista gorda de una sociedad en la que la privacidad es sagrada. Giffey ha conseguido cambiar esa tendencia con un bombardeo de alarmantes cifras estadísticas.

Cada cinco minutos, en el país germano una mujer es maltratada, acosada o amenazada, denunció la ministra, quien señaló que el informe de la BKA contabilizó 138.893 casos de víctimas de violencia física y/o psicológica por parte de sus parejas o exparejas en 2017. Giffey señaló que esa cifra es solo la punta del iceberg, ya que para los expertos la cantidad real es cinco veces mayor. Se calcula que el 80% de los delitos no se denuncia, dijo la ministra.

El 'Análisis estadístico criminal sobre violencia de género en 2017' de la BKA señala que 147 mujeres pagaron con su vida los excesos de violencia de sus parejas o antiguos compañeros sentimentales. «Con más frecuencia que uno de cada tres días, una mujer muere a manos de su pareja o expareja en Alemania, un país que se presupone moderno y progresista», denunció la política socialdemócrata.

Una de cada tres mujeres en Alemania ha sufrido en algún momento de su vida violencia de género, señaló la titular alemana de Familia, Mujeres, Juventud y Tercera Edad, quien explicó asimismo que entre los delitos registrados en la estadística policial se encuentran el asesinato y el homicidio, las agresiones físicas, la violación, la coacción sexual, las amenazas y el acoso, así como el proxenetismo y la prostitución forzosa. La gran mayoría de las víctimas pertenecen al colectivo femenino, pero el informe subraya que en un 18% de los casos registrados son hombres los que sufren ese tipo de violencia. Y revela igualmente que en 2017 un total de 34 hombres murieron a manos de sus parejas o exparejas.

«Todos los grupos sociales»

La ministra subrayó que la violencia de género no conoce clases y se produce «en todos los grupos sociales». En cualquier caso, sí que es más frecuente en aquellos hogares donde se consumen alcohol o drogas, existen dificultades financieras o alguno de sus miembros tiene problemas psicológicos. El estudio revela igualmente que en el 68% de los casos los agresores fueron ciudadanos alemanes. Con un 8% figuran en segundo lugar en la lista ciudadanos turcos. Más de 2,5 millones de personas originarias del país otomano viven en Alemania.

Giffey anunció que el Gobierno germano tiene intención de potenciar las ayudas a las casas-refugio para mujeres, de las que existen unas 350 repartidas por todo el país y que atienden anualmente a unas 30.000 afectadas, y a las oficinas de asesoramiento en las que trabajan unas 600 asistentas sociales. Existe igualmente un teléfono anónimo de asistencia que opera 24 horas al día en 17 idiomas y cuyas llamadas no figuran en las facturas telefónicas. «Todo eso no basta», advirtió la ministra de Familia, quien anunció un programa nacional, regional y municipal para combatir la violencia de género en Alemania.

 

Fotos

Vídeos