Maurizio Molinari: «Entre Roma y Bruselas se va a dar un choque sin precedentes»

Molinari posa en la redacción de 'La Stampa'. /Darío Menor
Molinari posa en la redacción de 'La Stampa'. / Darío Menor

El director de 'La Stampa' y experto en los movimientos populistas en Italia analiza en su último libro el proceso que ha dado el Gobierno a la Liga y el M5E

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

Maurizio Molinari tiene prisa. Recibe en las oficinas en Roma del diario turinés 'La Stampa', que dirige desde 2016, con una mano tendida e invitando a seguirle a todo correr por el pasillo. «Tenemos que hacer la entrevista en el coche. ¡Vamos!». Mientras el vehículo serpentea entre el endiablado tráfico de Roma, Molinari analiza la difícil situación política de su país, a la que ha dedicado su último libro, titulado 'Por qué ha sucedido aquí. Viaje al origen del populismo italiano que sacude Europa'. En el volumen trata de explicar los motivos que llevaron al Movimiento 5 Estrellas (M5E) y a la Liga a dar vida al primer Gobierno populista del Viejo Continente.

- ¿Cómo acabará el pulso entre Italia y la Comisión Europea por los Presupuestos?

Las razones de ese pulso tienen que ver con el origen de la protesta que generó el resultado de las elecciones del 4 de marzo. Son motivos profundos: la inmigración y las desigualdades económicas. En ambos casos la percepción de la mayoría de los italianos es que Europa no ha ayudado. Aunque las objeciones de la UE están justificadas, la realidad es que el consenso político del M5E y la Liga es muy fuerte. Vamos hacia un procedimiento de infracción por parte de la UE que el Gobierno afrontará con la cabeza alta. Se abrirá un choque sin precedentes.

- En su libro habla de cinco tabúes que explotaron el M5E y la Liga: miedo al islam, rechazo a la inmigración, preocupación por la identidad nacional, malestar hacia Bruselas y fascinación por un líder autoritario como Putin. ¿Resistirán estos temas con el tiempo?

Italia está viviendo una fase de transformación revolucionaria de larga duración. La génesis de esta fase es que los partidos tradicionales no han entendido que la clase media necesita ser protegida. La palabra clave es protección. La narrativa política del centro derecha y del centro izquierda en Italia durante los últimos 20 años ha sido sobre el crecimiento. Mientras ellos tenían ese discurso, la clase media se sentía agredida, empobrecida y molesta. Estamos al inicio de un proceso, no al final. Si el M5E y la Liga son capaces de dar la sensación a la clase media de que la están protegiendo, seguirán recibiendo votos. Si fallan, la protesta continuará.

- ¿Aguantará la coalición de Gobierno?

No lo sé. Como sucede en las fases revolucionarias, los partidos van y vienen, pero el sujeto es la protesta. La mayor parte de la clase media plantea instancias que los partidos no responden. El M5E y la Liga tienen una alianza ocasional que favorece a ambos para poder gobernar. Tienen en común la expresión de la protesta, pero las raíces son muy diversas. La del norte del país se basa en la petición de bajar los impuestos, mientras que la del sur es la de la renta mínima de ciudadanía. Lo que más temo es que el 4 de marzo el país quedó dividido en dos: el sur votó a un partido y el norte a otro. El que corre mayor riesgo es el mantenimiento del Estado unitario en Italia.

- ¿Cuál es más peligroso para el futuro de Italia, el M5E o la Liga?

No son ellos los peligrosos, sino la protesta, de la que son la expresión ocasional. El problema es que hay una clase media que pide protección frente a las desigualdades económicas y los inmigrantes, pero los partidos tradicionales ni siquiera hablan de estos argumentos. La desigualdad no es empobrecimiento. También quien tiene un sueldo siente ese malestar. Es una cuestión que se sale de la categoría económica tradicional. Es mitad económica y mitad social.

- ¿Tampoco Europa?

No. Hay un solo ministro en Europa que afronta esta cuestión de manera nueva. Es Anne Berner, ministra de Transportes en Finlandia. Es un personaje extraordinario. Es la única que propuso revisar el PIB, porque no premia la percepción, las expectativas y el estado de ánimo de la población. Esto es lo que está explotando. El PIB no basta. ¿De dónde nace el malestar? De que las nuevas tecnologías matan los puestos de trabajo. Hay que volver a formar a quien pierde un puesto de trabajo. ¿Qué se hace con los que tienen 50 años? No hay ningún partido político en Europa que plantee este problema.

- ¿Por eso vencen los populistas?

Ante la ausencia de respuestas verdaderas, lo más sencillo es decir que es culpa de otro: el blanco, el negro, los migrantes, el 'establishment', la prensa... Son el enemigo.

El avance del soberanismo

Molinari lo pasó mal el 1 de octubre del año pasado viendo las imágenes de los policías antidisturbios sacando a la fuerza a los catalanes que querían votar en el referéndum independentista. «Es lo más parecido que había visto a Yugoslavia. Cubrí el conflicto de los Balcanes y tuve miedo al ver que en un país aparentemente normal sucedían esas cosas». Molinari considera que la «génesis» de aquella «imagen dramática» está en el soberanismo, que diferencia del populismo. «Es una reacción a la globalización, por la que cada país, localidad y región quiere volver a estar sola. Este proceso hace renacer las fronteras, los egoísmos rivales y genera conflictos donde, aparentemente, no habría motivo». La otra preocupación española del director de 'La Stampa' es Vox. «Aparentemente es minoritario, pero los temas que trata, como el populismo contra la inmigración, son los mismos que en otros países europeos. Hay que tener mucha atención con esa fuerza política».

 

Fotos

Vídeos