La izquierda italiana abre la puerta a formar gobierno con los 'anticasta'

El líder de la Liga y ministro del Interior, Matteo Salvini, en las inmediaciones de la Camara de Diputados italiana./AFP
El líder de la Liga y ministro del Interior, Matteo Salvini, en las inmediaciones de la Camara de Diputados italiana. / AFP

El Partido Democrático impone cinco condiciones para negociar con el Movimiento 5 Estrellas y evitar las elecciones anticipadas tras la dimisión del primer ministro

DARÍO MENORCorresponsal. Rom

La política italiana ha vuelto a demostrar su capacidad para sorprender con los cambios de opinión de sus protagonistas. El último en hacerlo ha sido Nicola Zingaretti, líder del Partido Democrático (PD), la principal formación de centro izquierda, quien este miércoles se mostró dispuesto a negociar una alianza con el Movimiento 5 Estrellas (M5E) que evite las elecciones anticipadas en otoño a las que parece abocado el país. La dimisión el pasado martes del primer ministro, Giuseppe Conte, después de que el líder de la Liga, Matteo Salvini, hiciera saltar por los aires la coalición gubernamental que mantenía con el M5E, obliga al presidente de la República, Sergio Mattarella, a buscar nuevas alianzas para burlar la cita con las urnas.

LAS CLAVES:

Requisitos del PD.
La plena pertenencia a la UE y un cambio en la gestión de los flujos migratorios, a debate
Principal obstáculo.
Di Maio debería tragar con el ex primer ministro Matteo Renzi, despreciado por el M5E

El jefe del Estado se reunió este miércoles, durante su primera jornada de consultas, con los representantes de los partidos más pequeños y con los presidentes del Senado y de la Cámara de los Diputados. Este jueves lo hará con los líderes de las formaciones más importantes y comprobará si se dan las condiciones para un pacto entre el PD y el M5E o si podría en cambio reeeditarse la coalición entre este último partido y la Liga. En caso de que fracasen ambas alternativas y no surja la improbable alternativa de un Gobierno técnico, a Mattarella no le quedará otra opción que convocar elecciones alrededor de un año y medio después de los últimos comicios. Ese es el escenario que busca Salvini, al que los últimos sondeos colocan por encima del 36% en intención de voto. La bastaría una alianza con el partido ultraderechista Hermanos de Italia para formar un Gobierno en el que él llevaría la voz cantante.

5 condiciones para negociar

Zingaretti se mostró dispuesto a evitar esa posibilidad plegándose finalmente a los pesos pesados del PD, que desean un alianza con el M5E que tome las riendas del país hasta el fin de la legislatura. Los miembros de la cúpula de la formación de centro izquierda aprobaron por unanimidad un documento con 5 puntos clave para la negociación con el partido fundado por el cómico Beppe Grillo, entre los que destaca la plena pertenencia a la Unión Europea y un cambio en la gestión de los flujos migratorios, aspectos en los que podría entrar en conflicto con el los 'anticasta'. También plantea Zingaretti el «pleno reconocimiento de la democracia representativa» y la «centralidad del Parlamento», lo que chocaría con la idea de 'democracia directa' de su eventual socio. Más fácil de aceptar parecen las propuestas de apostar por el desarrollo sostenible y un cambio en las recetas económicas para abrir «una etapa de inversiones».

«Estamos preparados para manifestar al presidente Mattarella nuestra plena disponibilidad para verificar las condiciones para un Gobierno del cambio útil a nuestro país en este momento difícil de su vida democrática, económica y social», explicó Zingaretti, apostando por una negociación «a la luz del sol» y que no dé lugar a un 'Conte bis'. En caso de que «no se verificaran esas condiciones» abogó por la convocatoria de elecciones anticipadas. Salvini se apresuró a criticar la eventual alianza entre el M5E y el PD y aseguró que darían vida a un Ejecutivo «contra la Liga».

Ahora le toca responder a la oferta planteada por Zingaretti a Luigi Di Maio, líder de los 'grillini'. Su partido no tiene ninguna intención de volver a las urnas porque los sondeos le auguran una debacle, al quedarse en un 18% frente al 32% obtenido en las generales del 4 de marzo de 2018. Uno de los mayores problemas para Di Maio es que no tendría sólo que tragar con Zingaretti, sino también con sus antecesores en el liderazgo del PD. El 'jarrón chino' más difícil de colocar es sin duda el ex primer ministro Matteo Renzi, despreciado por el M5E y del que tampoco termina de fiarse el propio Zingaretti por sus coqueteos con la idea de formar una escisión en su partido. Joven, ambicioso y con experiencia gubernativa, Renzi parece destinado a no quedarse con un puesto subalterno en un Ejecutivo en el que participe el PD. «Es el único líder del que dispone el centro izquierda. Ahora trabajará para reconquistar el partido», advertía en el 'Corriere della Sera' el columnista Aldo Cazzullo sobre el peligro que Renzi supone para su jefe de filas.

Más información:

Temas

Italia