La izquierda y los 'anticasta' tienen hasta el martes para negociar un nuevo Gobierno en Italia

Luigi Di Maio, líder del M5E./
Luigi Di Maio, líder del M5E.

El presidente de la República, Sergio Mattarella, da cuatro días al Movimiento 5 Estrellas para que intente formar una coalición con el Partido Democrático o reedite el pacto con la Liga

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

Se abre una nueva fase en la crisis política que sufre Italia tras la ruptura de la coalición gubernativa entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga el pasado martes por culpa del líder de esta última formación, el derechista Matteo Salvini. Concluida este jueves la primera fase de consultas dirigidas por el presidente de la República, Sergio Mattarella, llega el tiempo de la negociación entre los partidos para crear un pacto alternativo que evite la convocatoria de elecciones anticipadas. La llave del poder la tiene Luigi Di Maio, líder del M5E, que puede jugar con dos bazas: intentar reeditar la alianza con la Liga, como pretende ahora Salvini, o mirar hacia la oposición para buscar una coalición con el Partido Democrático (PD, centro izquierda). En el mar de incertidumbres en que navega la situación política italiana hay sólo dos cosas claras. La primera es que si se consigue formar un nuevo Gobierno y se burla la cita con las urnas, el M5E estará dentro de él. La segunda es que las negociaciones deben ser rápidas.

LAS CLAVES

Intento inicial.
Concluye la primera fase de consultas dirigidas en el Quirinal para evitar nuevas elecciones
Advertencia.
«Esta crisis tiene que resolverse con decisiones claras y tiempos breves», advierte el Jefe de Estado

Mattarella dijo este jueves tras reunirse con los representantes de los partidos que esta crisis tiene que resolverse «con decisiones claras y tiempos breves». Espera un resultado de las conversaciones para el próximo martes, cuando llevará a cabo una nueva ronda de consultas. El jefe del Estado contó que algunos partidos le habían comunicado que ya habían iniciado a tantearse para ver si se daban las condiciones para formar un nuevo Ejecutivo. Se trata del M5E y del PD, pues Di Maio prefiere de momento explorar esta vía y dejar esperando en el banquillo a Salvini. No le deben de quedar muchas ganas de volver a sentarse con el líder de la Liga, pues fue él quien dinamitó la coalición de Gobierno el 8 de agosto embriagado por el buen resultado que le vaticinan las encuestas y el rotundo éxito logrado en los comicios europeos del pasado mes de mayo. Aunque es el líder político que más anhela las elecciones anticipadas, Salvini no cierra del todo la puerta a una nueva alianza con Di Maio. «Si los noes se convierten en síes, yo no seré rencoroso», dijo este jueves tras reunirse con Mattarella.

No resultarán fáciles las negociaciones entre el M5E y el PD para ponerse de acuerdo antes de sellar un eventual pacto para tratar de apurar la legislatura, cuya conclusión natural es en 2023. Deben concordar las líneas maestras de la agenda del próximo Ejecutivo y elegir quiénes se sentarán en el Consejo de Ministros. El 'Corriere della Sera' adelantó que, por primera vez, una mujer podría ser elegida para la jefatura de Gobierno: se trataría de la prestigiosa jueza Marta Cartabia. Tanto Di Maio como Nicola Zingaretti, secretario general del PD, expusieron una ristra de condiciones después de reunirse con Mattarella.

Diez exigencias

Tras asegurar que mantiene abiertas «todas las vías necesarias» para evitar las elecciones y que «el valiente no es quien huye, sino quien intenta hasta el final cambiar las cosas», el líder de la formación 'anticasta' relató la serie de 10 exigencias a las que debería responder el próximo Ejecutivo. La primera de ellas es el recorte en el número de diputados y senadores, una vieja promesa electoral del M5E que puede atragantársele al PD si no se lleva a cabo dentro de una reforma institucional más amplia que incluya un cambio de la denostada ley electoral.

Zingaretti, por su parte, confirmó que estaba dispuesto a «verificar las condiciones» de un eventual acuerdo con la formación promovida por el cómico Beppe Grillo para iniciar así «una fase política nueva para dar vida a un Ejecutivo marcado por la discontinuidad política y programática». El líder del PD abrió la puerta a las elecciones anticipadas si no se cumplen estas condiciones. «No un Gobierno a cualquier coste. Hace falta un Gobierno del cambio, alternativo a las derechas, con un programa nuevo, sólido, una amplia base parlamentaria y que pueda devolver la esperanza a los italianos», dijo. Zingaretti repitió las cinco exigencias planteadas el día anterior por su partido a las que, según los medios italianos, añadió en privado otras tres consideraciones: defensa de la democracia representativa frente a las pulsiones populistas del M5E, poder de decisión en los próximos Presupuestos, y abolición de los polémicas decretos de seguridad impulsados por Salvini.

Más información:

Temas

Italia