El Gobierno británico declara el fin de la austeridad en víspera del 'brexit'

Theresa May deja su residencia oficial para dirigirse al Parlamento./AFP
Theresa May deja su residencia oficial para dirigirse al Parlamento. / AFP

El fisco británico se beneficia del establecimiento de las sedes de las grandes corporaciones atraías por la tasa del 19%

ÍÑIGO GURRUCHAGALondres

Theresa May declaró, hace un mes, en la conferencia del Partido Conservador que «la austeridad ha terminado». Su ministro de Hacienda, Philip Hammond, con reputación de cauto, ha afirmado este lunes que «la austeridad está llegando a su final» en la presentación del presupuesto anual, que promete más gasto público semanas antes de que se conozca el primer desenlace del 'brexit'.

Los pronósticos de crecimiento de la economía británica no incitan a la euforia- no superará el 1.6% anual del PIB en el próximo quinquenio-, pero en 2020 seguirá descendiendo el desempleo por debajo del 4% actual. Los ingresos fiscales son más altos que lo esperado y el Gobierno ha decidido que es el momento de aplazar sus ambiciones de reducir el déficit y la deuda.

Hammond, identificado como el más firme partidario de la permanencia en la UE entre los grandes cargos del Gobierno, ha obedecido la orden de May de aumentar el gasto en la Servicio Nacional de Sanidad, en parte debido al «dividendo del 'brexit'», según la declaración oportunista de la primera ministra. Ese gasto adicional absorberá los mayores ingresos fiscales.

De los cuatro grandes componentes de los ingresos -impuesto de la renta, contribuciones al Seguro Nacional (una parte destinada a la Seguridad Social), IVA e impuestos a los beneficios de las sociedades- los indirectos son los que más han crecido desde 2008, el año de la crisis. La recaudación del impuesto a las empresas también ha crecido notablemente.

Descenso de la libra

Al reducir la inversión, las empresas, con la incertidumbre sobre el 'brexit' como factor, tienen más beneficios por eliminar las deducciones (este presupuesto aumenta su umbral). El descenso de la libra aumenta también los beneficios de los exportadores. Y el fisco británico se beneficia del establecimiento de sedes de grandes corporaciones atraías por la tasa del 19% y por la restricción de mecanismos de deslocalización de beneficios.

La Oficina de Responsabilidad Presupuestario (OBR), un organismo independiente del Gobierno que provee análisis de las finanzas públicas, no ha variado su pronóstico sobre el impacto del 'brexit' más allá de lo que ha publicado antes. En caso de acuerdo, el daño al crecimiento y a la Hacienda es probable, especialmente en el corto plazo. Si la marcha de la UE es desordenada, será mayor.

El dividendo de los mayores ingresos se concentra en la Sanidad y reparte cantidades menores en Defensa, Educación, Seguridad Social,... May y Hammond quieren crear un sentimiento de bienestar en los próximos meses y arrinconar a la oposición laborista por proponer un aumento radical del gasto público que ponga en cuestión el claroscuro de la economía británica. «Una gota en el océano», les ha replicado Jeremy Corbyn

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos