La escalada de asesinatos con arma blanca cuestiona a May

Unos jovenes rinden homenaje en el lugar donde fue asesinada el sábado en Londres Jodie Chesney, de 17 años./REUTERS
Unos jovenes rinden homenaje en el lugar donde fue asesinada el sábado en Londres Jodie Chesney, de 17 años. / REUTERS

La primera ministra británica esquiva ahora la causa de un problema que comenzó a crecer cuando ella estaba al frente de Interior

ÍÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

«Cuando se analizan las cifras se ve que no hay una correlación directa entre ciertos delitos y el número de policías», dijo el lunes Theresa May en una entrevista en una televisión, donde le peguntaron por los asesinatos de dos adolescentes de 17 años, un chico y una chica, en Mánchester y Londres, durante el fin de semana, como consecuencias de heridas causadas con cuchillos o navajas.

La jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, afirmó este martes, en una entrevista en una radio, que es cierto lo que dice May, que en las series estadísticas se comprueba que hay periodos en los que se reduce el número de policías y no aumenta inmediatamente la cifra de delitos. Pero Dick señaló el contexto de recortes radicales en otras áreas de la administración al que se suma la reducción de 20.000 policías desde 2010.

LA CIFRA

285
asesinatos con arma blanca se registraron en Reino Unido en 2018. Los últimos fueron los de dos adolescentes el pasado fin de semana.

La consternación ha sido esta vez mayor porque Jodie Chesney murió acuchillada el sábado cuando estaba sentada junto a su novio en un banco de un parque en Havering, un distrito del este de Londres que no tiene cifras altas de criminalidad. A Yousef Makki lo mataron cuando caminaba por una calle elegante de un buen barrio, en las afueras de Mánchester.

En 2018 se perpetraron 786 asesinatos en Reino Unido, en 285 se utilizaron armas blancas. El mapa de la distribución nacional indica que en su gran mayoría ocurrieron en las zonas más pobres y con comunidades más rotas de Londres, de Birmingham, de Mánchester o Liverpool, de Glasgow. También en el centro de la capital británica, que atrae a ladrones.

El ministro de Interior, Sajid Javid, explicó en el Parlamento su plan: más poderes legales específicos para este tipo de delito, detección más temprana, más recursos, es decir, más policías, y acción coordinada de la administración pública. May también habla de este plan global, pero quieren que los ayuntamientos sufraguen buena parte de los costes con el aumento de impuestos municipales.

A largo plazo

Los ayuntamientos han sufrido los mayores recortes de la administración pública en las políticas de austeridad emprendidas en 2010. May ejerció como ministra de Interior hasta 2016. Las cifras de delitos graves ya subían desde 2013 y han seguido subiendo con ella como primera ministra. Lo achaca a causas complejas sobre bandas, posibles cambios en la venta y consumo de drogas… No hay motivo para pensar que se producirá una reducción de la delincuencia o de los ataques con arma blanca a corto plazo. La jefa de la Policía de Londres explicó que el Gobierno y el Ayuntamiento le han dado dinero para contratar y formar a 3.000 nuevos policías, y que llevará tiempo que se conviertan en agentes operativos.

No es el único enredo de May con asuntos domésticos. En su afán por incitar que diputados laboristas en circunscripciones que votaron por el 'brexit' se sumen a la aprobación del Acuerdo de Salida ha adjudicado cerca de 2.000 millones de euros a ciudades que casan con el retrato de pobres y 'brexiters'. Pero el 'soborno' es minúsculo en comparación con lo perdido por los ayuntamientos en esta década.