Di Maio sube el precio de la alianza con la izquierda y amenaza con elecciones en Italia

Conte, en el centro de la imagen, se santigua en una misa en la basílica de San Pedro./AFP
Conte, en el centro de la imagen, se santigua en una misa en la basílica de San Pedro. / AFP

Se atascan las negociaciones entre el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático para formar Gobierno por las 20 nuevas exigencias planteadas por los 'anticasta'

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

«Hemos presentado algunos puntos a Conte que consideramos imprescindibles. Si son acogidos, bien. Si no, lo mejor es ir a votar y, además, pronto». El líder del Movimiento 5 Estrellas (M5E), Luigi Di Maio, se encargó este viernes de recordar a los italianos que no va a ser nada fácil que su partido termine de cerrar un acuerdo con el Partido Democrático (PD) para dar vida a un nuevo Gobierno. Después de reunirse con Giuseppe Conte, al que el presidente de la República, Sergio Mattarella, encargó el día anterior la formación del próximo Ejecutivo, Di Maio enfrió las expectativas de que las negociaciones entre ambas formaciones concluyeran rápido al subir el precio del pacto. Duplicó la lista de exigencias del M5E para el programa del Gabinete, pasando de los 10 puntos planteados hace unos días a 20, e insistió en que «no reniega» del trabajo de los últimos catorce meses, en los que los 'anticasta' gobernaron con la Liga de Matteo Salvini. Di Maio se enrocó en particular en una de las medidas más polémicas del anterior Ejecutivo, los duros decretos de seguridad impulsados por Salvini y que el PD querría revocar cuanto antes. A su juicio, «no tiene ningún sentido modificarlos».

El órdago lanzado por el líder 'anticasta' sorprendió a los analistas políticos, que confiaban en una rápida conclusión de las conversaciones que permitiera a Conte llegar con el Gobierno perfilado al lunes, cuando vuelvan a abrir los mercados internacionales de inversión. «El M5E quiere que Di Maio tenga un papel importante en el Ejecutivo, por eso plantea ahora problemas en la negociación», sostiene Fulco Lanchester, director del departamento de Ciencia Política de la Universidad 'La Sapienza' de Roma. Aunque en público insiste en que la discusión con la formación de centro izquierda se debe basar en el programa del Gabinete y no en el reparto de cargos, es probable que el endurecimiento en las posiciones planteado por Di Maio responda a su intención de ser viceprimer ministro y estar al frente de una cartera de peso. «Las discusiones sobre quién será el 'número dos' del Gobierno llevan a las declaraciones de Di Maio. Hay que tener en cuenta que estamos en una situación similar a la de un bazar árabe. Habrá que ver si el M5E y el PD son racionales, como lo son los mercaderes, que al final bajan los precios para llegar a un acuerdo. Si no lo hacen entregarán el país a una mayoría de extrema derecha», advierte Lanchester.

LA CLAVE

Líder del PD, Nicola Zingaretti.
«Estamos trabajando para lograr un nuevo Gobierno, pero basta de ultimátum inaceptables»

El ultimátum causó «desconcierto» en Nicola Zingaretti, líder del partido de centro izquierda, que anuló el encuentro que tenía previsto mantener este viernes con Conte y Di Maio a consecuencia de las declaraciones de éste último. En principio parece que la cita se celebrará mañana. «Estamos trabajando con seriedad para darle a Italia un nuevo Gobierno, para lograr un cambio europeísta, social y verde, pero basta de ultimátum inaceptables o no vamos a ningún sitio», advirtió Zingaretti. Le respondió Di Maio asegurando que «no es una cuestión de ultimátum» y que lo que cuenta es el programa del Ejecutivo, en el que tienen que estar los 20 puntos presentados por el M5E.

No faltaron los comentaristas políticos que consideraron que el órdago de Di Maio respondía también a una pataleta motivada por el hecho de que Zingaretti no le tenga a él como interlocutor principal en las negociaciones y haya optado en cambio por Conte. También trataría con su amenaza de romper las conversaciones de tranquilizar a los militantes del M5E, una parte de los cuales temen que la alianza con el PD acabe diluyendo los puntos cardinales de la agenda política del movimiento.

Examen al pacto en una polémica plataforma online

Al pacto que no terminan de cerrar el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD) para formar Gobierno en Italia le queda todavía por pasar un difícil examen. Cuando por fin se firme el acuerdo, si es que se consigue, será sometido a una votación en la plataforma de internet con la que cuenta el partido impulsado por el cómico Beppe Grillo, conocida como Rousseau. Cuenta con alrededor de 100.000 inscritos y por ella pasan las decisiones más importantes de la formación, como ocurrió con el llamado 'contrato' de Gobierno, el programa de la recién terminada coalición entre el M5E y la Liga de Matteo Salvini.

Rousseau es la herramienta clave en la idea de democracia directa que propugnan los 'anticasta' y está controlada por Davide Casaleggio, hijo del fallecido Gianroberto Casaleggio, el experto en comunicación y tecnología que fundó junto a Grillo el M5E. El hecho de haber sido creado por una agencia de medios es el pecado original del partido, del que además no consigue redimirse por la falta de transparencia con que funciona Rousseau. Tampoco faltan las quejas de antiguos militantes por los supuestos chanchullos y abusos de poder cometidos por los Casaleggio en la plataforma. «No es un capricho, sino un instrumento que nuestra comunidad política se ha dado para hacer llegar a las instituciones la voz de los ciudadanos», defendió este viernes Rousseau en una nota el M5E, insistiendo en que se trata de una parte fundamental de su «revolución cultural».

Más información:

Temas

Italia