Detenidos los ladrones de la moneda del millón de dólares

la moneda 'Big Maple Leaf' de un millón de dólares de valor facial/Reuters
la moneda 'Big Maple Leaf' de un millón de dólares de valor facial / Reuters

La Policía alemana atribuye el robo a un clan familiar de origen libanés, pero da por perdida la pieza canadiense de cien kilogramos de oro puro

JUAN CARLOS BARRENABerlín

El robo de la moneda de oro más grande del mundo, una pieza de 100 kilogramos y un 99,9% de pureza, hace año y medio en Berlín ya está resuelto. La Fiscalía de la capital alemana anunció ayer el procesamiento de cuatro jóvenes de 20 a 23 años por sustraer del Museo Bode, en la emblemática Isla de los Museos, la moneda 'Big Maple Leaf' de un millón de dólares de valor facial, de la que solo se acuñaron cinco ejemplares en 2007 en Canadá y con un valor material de 3,75 millones de euros. Uno de los acusados pertenecía al personal de seguridad y fue quien posibilitó que los otros tres ladrones penetraran en el edificio, sustrajeran la moneda de una vitrina, la movieran por las salas del museo con un patinete de mudanzas, la descargaran por una ventana y huyesen del lugar con su botín cargado en una carretilla hasta el vehículo con el que abandonaron el lugar, explicó un portavoz de la Fiscalía.

Sin embargo, el pliego de acusación considera la moneda perdida para siempre. Los fiscales dan por sentado que los autores de la sustracción aprovecharon la blandura del oro debido a su pureza y la cortaron en trozos con ayuda de una sierra para vender los pedazos en el mercado negro. Los tres delincuentes -Wissam Remmo, Ahmed Remmo y Wayci Remmo- están emparentados entre sí y forman parte de un conocido clan familiar árabe con un largo historial de crímenes y delitos, desde el chantaje al homicidio, que dirige el patriarca Issa Remmo, originario de Líbano y que llegó a Berlín en 1995 como refugiado. Mecánico de profesión, Issa Remmo tiene trece hijos y un número indeterminado de sobrinos, nietos y otros familiares que trabajan en sus negocios legales, entre ellos un restaurante y una empresa constructora.

La sustracción de la gigantesca moneda de oro no es la mayor fechoría que se atribuye a la familia Remmo. Uno de sus miembros fue condenado por el robo en octubre de 2014 de diez millones de euros en el asalto a una caja de ahorros en el barrio berlinés de Mariendorf. El asalto fue cometido por tres hombres que casi derriban el edificio con explosivos. Nunca se recuperó el botín.

Conjura de silencio

La dificultad para conseguir pruebas siempre ha hecho muy complicado enjuiciar a los miembros de la familia Remmo, conjurados en guardar el más absoluto de los silencios ante las autoridades. Su suerte cambió cuando intervino en las investigaciones el Departamento de Hacienda. Los inspectores del fisco alemán descubrieron que la familia lavaba el dinero procedente de sus negocios 'dudosos' con la compra de objetos inmobiliarios a través de hombres de paja residentes en Líbano.

Este verano el clan Remmo sufrió su primer gran revés cuando la justicia berlinesa ordenó el embargo de 77 viviendas, locales y garajes propiedad de la familia en la capital alemana por valor de cerca de DIEZ millones de euros en base a una nueva ley aprobada en julio de 2017 que permite intervenir los bienes acumulados por delincuentes.

Sin embargo, Issa Remmo insiste en su inocencia y la de su familia. «Llegué a Alemania con los bolsillos vacíos y los pantalones rotos. Todo lo que tengo lo he trabajado duramente», aseguraba el líder del clan en su única entrevista con un medio alemán. En ella afirmaba «no saber nada» de las acusaciones de los fiscales contra los miembros de su familia y subrayaba «no tolerar la presencia de criminales».

Fotos

Vídeos