Tres detenidos en Alemania por violar a niños en un camping

Fotografía que muestra una caravana rodeada por cordón policial, este miércoles en Lügde (Alemania). /Efe
Fotografía que muestra una caravana rodeada por cordón policial, este miércoles en Lügde (Alemania). / Efe

Hasta ahora se ha identificado a 23 víctimas de entre 4 y 13 años, pero los investigadores temen que el número de casos supere el millar

JUAN CARLOS BARRENABerlín (Alemania)

Tres hombres han sido detenidos en Alemania por abusos sexuales sistemáticos de menores durante diez años en un camping de la pequeña localidad de Lüdge, al sur de Hamelín y en el Estado federado de Renania del Norte. Gunnar Weiss, jefe de la comisión policial encargada del caso, señaló hoy que hasta ahora se ha identificado a 23 víctimas de entre cuatro y 13 años, 21 de ellas niñas y 2 niños, pero que esa cifra «puede ser solo la punta del iceberg» y se espera que aumente apreciablemente. «No hemos hecho sino comenzar la investigación», señaló Weiss, quien explicó que los hechos se desarrollaron entre 2008 y 2018 en un camping que funciona todo el año y en el que se encuentran permanentemente aparcados numerosos bungalós transportables y caravanas.

Los tres sospechosos, de 56, 48 y 33 años, son acusados también de la producción y difusión de pornografía infantil. En los registros realizados en sus domicilios se requisaron 14 terabites de material digital. Más de 13.000 archivos fotográficos y de video con los abusos cometidos con los menores, que están siendo analizados por la Oficina de Investigación Criminal y han permitido comenzar a identificar a sus víctimas.

Jacqueline Kleine-Flassbeck, una de los fiscales de la cercana ciudad de Detmold responsable del procesamiento de los acusados, explicó que de las grabaciones se desprende que todos los abusos se produjeron en el Camping Eichwald de Lüdge y que los investigadores calculan que los casos superan el millar. «No hemos hecho sino comenzar a visionar el material requisado», señaló la fiscal.

El principal sospechoso es el mayor de los tres hombres, que reside desde hace años de manera permanente en el camping. Sin trabajo conocido, desde hace años se ganaba la confianza de los niños que pasaban temporadas en las instalaciones o residían en su entorno.

El vecino ideal

«Los niños veían en el presunto pederasta a una persona de referencia», señaló el comisario Weiss en rueda de prensa. El hombre organizaba visitas a parques de atracciones, paseos en quad y excursiones a caballo para seducir a los pequeños. «Supo crear una atmósfera agradable para los menores, a los que además hacía regalos», mientras sus progenitores veían en él a un vecino ideal, explicó Weiss.

Hasta el punto de que en 2016 una madre le confió a su hija de seis años, con la que vivía desde hacía un año en el camping. La madre se veía superada por la responsabilidad de educar a la niña y acabó cediendo oficialmente la tutela de la menor al sospechoso. Pese a que hubo dos denuncias por la situación de precariedad en la que vivía la pequeña desde entonces, las oficinas de menores responsables no intervinieron para retirar la tutela al sospechoso. Por ese motivo la Fiscalía ha abierto sendos sumarios contra varios empleados de las oficinas de protección del menor de Hamelín y Lippe. Indicios de que otra niña de seis años había sufrido abusos condujeron a los investigadores el año pasado a la pista de los acusados y a su detención. La víctima jugaba habitualmente con la niña tutelada por el principal sospechoso.

 

Fotos

Vídeos