El conservador Mitsotakis conquista la mayoría absoluta en Grecia

Kyriakos Mitsotakis, líder conservador vencedor de las elecciones de este domingo en Grecia. / Afp

La formación de centro derecha Nueva Democracia obtiene una clara victoria en las elecciones generales con el 39,8% de los votos

DARIO MENOREnviado especial a Atenas

En las primeras elecciones generales tras concluir el tercer rescate financiero, los griegos dieron este domingo las llaves del poder a Kyriakos Mitsotakis, candidato del partido de centro derecha Nueva Democracia (ND) y que aglutinó en las urnas buena parte del voto de castigo al primer ministro saliente, Alexis Tsipras, líder de la formación izquierdista Syriza. Miembro de una de las grandes familias de la clase política helena, Mitsotakis logró la mayoría absoluta con el 39,6% de las papeletas. En las anteriores legislativas, celebradas en septiembre de 2015, la formación conservadora obtuvo un discreto 28%. Tsipras cosechó una derrota al quedarse en el 31,6%, aunque mejoró el 23% de las elecciones europeas de mayo. Entonces hubo una brecha de nueve puntos entre ambas formaciones que obligó a Tsipras a adelantar tres meses los comicios legislativos.

Mitsotakis conquistó 158 de los 300 escaños del Parlamento heleno, al beneficiarse del premio de 50 diputados que la ley electoral otorga a la formación más votada. Celebró la victoria prometiendo trabajar por «todos los griegos», pues «somos demasiado pocos para estar divididos». El primer ministro saliente, por su parte, justificó su derrota por el «gran coste político» de las decisiones tomadas para reflotar el país y prometió transformar Syriza en un «gran partido progresista», lo que implicaría la renuncia a su anterior posición ideológica, situada en la extrema izquierda.

LAS FRASES

Kyriakos Mitsotakis - Ganador de los comicios.
«Vamos a trabajar duro para todos los griegos, somos muy pocos para estar divididos»
Alexis Tsipras - Primer ministro saliente.
«Para llevar a Grecia a donde está hoy tuvimos que tomar decisiones difíciles con un alto costo»

La coalición gubernativa se tuvo que conformar con 86 parlamentarios frente a los 144 que poseía ahora. El mandatario izquierdista pone así fin a su experiencia de cuatro años en el poder, en los que a pesar de que logró que el PIB volviera a crecer y aprobó medidas que mitigaron en parte el impacto de la crisis sobre las clases más bajas, decepcionó a la mayoría de los ciudadanos al no mantener sus promesas: no puso fin a la austeridad ni tampoco aguantó el pulso que decía que iba a echarle a los acreedores de la deuda pública helena. Y para más inri, aumentó los impuestos a la clase media, que le ha dado la espalda de forma masiva.

El tercer lugar en los comicios fue para Fini Gennimata, candidata del partido de centro izquierda Movimiento por el Cambio, nacido de los restos del Pasok (socialistas), que logró un 7,9% de los votos y creció levemente respecto al resultado de las última legislativas. Por detrás quedaron los comunistas del KKE (5,3%) y el nuevo partido ultraconservador Solución Griega (3,7%). Su líder, Kyriakos Velopóulos, consiguió dividir el voto de la extrema derecha al proponer levantar un muro en la frontera con Turquía para frenar la inmigración y castigar con la pena de muerte a los pederastas y traficantes de drogas.

El sexto y último grupo parlamentario será para la formación Diem25 (3,4%), liderada por el controvertido Yanis Varoufakis, ministro de Economía durante la primera parte del Gobierno de Syriza. Con sus acusaciones a Tsipras de que es un traidor, Varoufakis logró seducir a parte de los votantes de izquierdas decepcionados con el Gobierno saliente. Al final no consiguió superar por un pelo el 3% mínimo que marca el acceso al Parlamento el partido neonazi Amanecer Dorado (2,9%), que se ve perjudicada por la irrupción de Solución Griega.

Los obstáculos

Mistotakis tiene por delante el escenario que soñaba: mayoría absoluta y cuatro años por delante libres de elecciones para desarrollar sin impedimentos su agenda. La prioridad del nuevo Ejecutivo está clara: reactivar la economía para que los ciudadanos comiencen a notar en sus bolsillos la tímida recuperación que deja Tsipras en herencia. El líder conservador promete pasar del 2% del crecimiento actual al 4% bajando los impuestos, aunque habrá que ver si consigue alguna concesión por parte de Bruselas y del resto de acreedores.

LAS CIFRAS:

39,8%
es el porcentaje que a lo largo de toda la noche se repetía en el recuento de los votos obtenidos por el ganador, Nueva Democracia, de Kyriakos Mitsotakis.
31,6%
fue el apoyo a Syriza, la coalición de izquierdas de Alexis Tsipras, que no obstante redujo la brecha sufrida en las europeas.

«Mistotakis apuesta por estimular el sector privado para que tire del crecimiento, pero puede que no sea suficiente. Hacen falta además grandes reformas estructurales en la administración, la Justicia y en los Presupuestos para lograrlo», opina Nikos Vettas, director general de la Fundación para la Investigación Económica e Industrial, uno de los más respetados centros de estudios de Grecia. «También deberá afrontar el problema de la deuda pública y tratar de conseguir que aflore la economía sumergida en la que se han refugiado muchos profesionales porque no podían pagar los impuestos». Nick Malkoutzis, director del portal de análisis MacroPolis y 'número dos' de la edición en inglés del diario 'Kathimerini', recomienda al líder de ND «tiempo y paciencia», porque aunque llega al poder en un momento en el que los indicadores macroeconómicos son positivos, no será fácil que los ciudadanos empiecen a percibir la recuperación, «Ahora le toca demostrar su capacidad de liderazgo y aguante para sacar adelante las profundas reformas que necesita el país para cerrar de una vez el capítulo de la crisis. Se está abriendo un nuevo período en Grecia, pero aún no sabemos bien cómo va a ser».

Perfil de Kyriakos Mitsotakis: