Hasta 15 años por idear un atentado con armas biológicas en Alemania

El acusado se cubrió la cara durante el juicio./EFE
El acusado se cubrió la cara durante el juicio. / EFE

Comienza el juicio a la pareja que guardaba en su piso ricina suficiente como para asesinar a un centenar de personas

JUAN CARLOS BARRENACorresponsal. Berlín

Un año después de que la policía evitara el que podía haber sido el primer atentado terrorista con armas biológicas en la historia de Alemania, la Audiencia Superior de Düsseldorf ha abierto el proceso contra el islamista tunecino Sief Allah H., de 30 años, y su esposa, la alemana de 43 años conversa al islam Yasmin H. La pareja había conseguido producir una cantidad suficiente de ricina, una de las toxinas más potentes conocidas, como para matar a un centenar de personas. La Fiscalía Federal los acusa de preparar un atentado de gran envergadura alentados por la organización terrorista Estado Islámico, con la que estaban en contacto a través del servicio de mensajería para móviles Telegram.

Cuando una unidad especial de asalto de la policía, vestida con trajes especiales para la guerra biológica, química y nuclear, asaltó su vivienda en junio de 2018, en una torre de 15 pisos en el barrio de Chorweiler en Colonia, descubrieron 84,3 miligramos de ricina pura y 3.150 semillas, una cantidad con la que se podría asesinar a un centenar de personas. Las víctimas pueden llegar a sufrir insuficiencia multiorgánica y la agonía dura hasta diez días. Verena Bauer, representante de la Fiscalía Federal, subrayó que los dos procesados «se identificaban desde hace tiempo con los objetivos de Estado Islámico y deseaban unirse a la yihad». Además, subrayó que «estaban decididos a detonar una bomba en un lugar concurrido para matar al mayor número posible de infieles. Estado Islámico les había recomendado utilizar una bomba con metralla».

LA CLAVE

Acabar con los «infieles».
Los acusados pretendían crear una bomba con metralla impregnada de veneno

Para ello, la pareja había adquirido a través de internet 250 bolas de acero y otros utensilios sospechosos como un molinillo de café y componentes para la construcción de detonadores. El material para hacer explotar la bomba era pólvora de gran potencia adquirida en Polonia, a donde el acusado viajó en varias ocasiones para adquirir material pirotécnico. Pretendían impregnar las bolas de acero con ricina, de manera que la metralla envenenaría a las víctimas al contacto con su sangre. Otra opción era que la explosión en un recinto cerrado provocara una nube de ricina y que el veneno fuera inhalado por las víctimas.

Los responsables de la lucha antiterrorista en Alemania fueron alertados sobre las intenciones de la pareja por un servicio secreto extranjero e iniciaron inmediatamente su seguimiento. El juicio contra la pareja podría quedar visto para sentencia a finales de agosto. Las penas para cada uno de ellos podrían alcanzar los 15 años de cárcel.