El primer ministro de Rumanía, investigado por corrupción

El primer ministro rumano, Victor Ponta. /
El primer ministro rumano, Victor Ponta.

Victor Ponta admite que está "bajo sospecha" pero se niega a dimitir, tal y como le aconseja el presidente del país

EFE Bucarest

La Fiscalía Anticorrupción rumana ha anunciado hoy que ha iniciado una investigación sobre el primer ministro, el socialdemócrata Victor Ponta, por presuntos delitos de corrupción, como falsificación, blanqueo de dinero, conflicto de intereses y evasión fiscal.

"Estoy bajo sospecha en el caso (Dan) Sova -antiguo responsable de la cartera de Transporte-, por mis actividades como abogado entre 2007 y 2008, y estoy en conflicto de intereses por proponer a Sova como ministro", ha declarado el propio Ponta hoy después de acudir al Departamento Nacional de Anticorrupción (DNA).

Tras conocerse la investigación, el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, pidió a Ponta que abandone su cargo al tratarse de una "situación imposible" para el país balcánico. "Lo que peor que podría pasar es una crisis política. Por este motivo, solicito la dimisión del primer ministro", señaló Iohannis tras reunirse con el jefe del Gobierno.

Ponta rechazó de inmediato la posibilidad de dimitir, a través un mensaje colgado en su página de la red social Facebook. "Respeto su posición pública (del presidente), pero he sido designado en función del Parlamento de Rumanía y sólo el Parlamento me puede destituir", ha escrito Ponta.

"Creo que respetar los principios constitucionales es esencial para nuestra sociedad y, en ningún caso, puedo aceptar que un fiscal esté por encima del Parlamento, Gobierno y de los ciudadanos de este país. Esto significaría una dictadura y creo que, 25 años después de 1989 (el final del sistema comunista), sería un gran error para todos nosotros", añadió.

En un comunicado, la Fiscalía ha informado hoy de que ha iniciado el proceso de remisión a la Cámara de los Diputados "para formular la petición de efectuar la investigación penal" al primer ministro. El anuncio del inicio de una investigación judicial coincide con una moción de censura que tiene previsto presentar hoy la oposición en el Parlamento.