Rusia responde a las sanciones suspendiendo la cooperación con EE UU en el terreno espacial

El viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, anuncia que la Estación Espacial Internacional (ISS) no funcionará, como deseaban los americanos, más allá de 2020

RAFAEL M. MAÑUECOcorresponsal en moscú

Moscú ha decidido poner fin a los principales proyectos de cooperación con Estados Unidos en el terreno espacial como respuesta a las sanciones aplicadas contra Rusia. El viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, acaba de anunciar que la Estación Espacial Internacional (ISS) no funcionará, como deseaban los americanos, más allá de 2020. La NASA que trabaja conjuntamente con la agencia rusa Roskosmos en la ISS quería prolongar su periodo de servicio por lo menos hasta 2024.

Noticias relacionadas

Pero mayor aún será el daño producido por la otra medida anunciada por Rogozin: la interrupción del funcionamiento de las estaciones terrestres del sistema de navegación asistido por satélite GPS estadounidense (Global Positioning System) en territorio ruso. El viceministro ha advertido que, a partir del próximo 1 de junio, las once estaciones de GPS instaladas en Rusia dejarán de estar operativas. A menos que Washington revise su rechazo a permitir que Moscú coloque en Estados Unidos su sistema equivalente, el GLONASS.

En cualquier caso, según Rogozin, las negociaciones con la parte norteamericana siguen abiertas y aún es posible evitar que los elementos del GPS en Rusia sean desconectados. El viceministro ha explicado que la negativa de Estados Unidos a alojar en su territorio los repetidores del GLONASS se hizo con el pretexto de que podrían ser utilizados con fines de espionaje.

La fecha tope para desmantelar definitivamente el sistema GPS en Rusia es el 1 de septiembre. Para entonces ambos países deberán llegar a un acuerdo o el sistema de navegación global americano quedará ciego en una parte significativa del planeta.

Otra de las consecuencias de la respuesta de Moscú a las sanciones será que EE UU no podrá utilizar con fines militares los propulsores rusos para cohetes NK-33 y RD-180, afirmó Rogozin que supervisa en el Gobierno las industrias de defensa y espacial. Estos ingenios han sido utilizados por los estadounidenses para poner en órbita satélites militares.