Kiev insiste en que los referéndums no afectarán la integridad de Ucrania

Un hombre muestra su papeleta. /
Un hombre muestra su papeleta.

Las autoridades ucranianas vuelven a acusar a Rusia de inspirar, organizar y financiar las consultas en Lugansk y Donetsk

EFEMADRID / WASHINGTON

El Gobierno ucraniano ha asegurado que los referéndums separatistas que se están celebrando en las regiones de Donetsk y Lugansk, "organizados por el Kremlin" no tendrán efecto legal alguno sobre la integridad territorial del país.

"La celebración el 11 de mayo de un 'referéndum' ilegítimo sobre el estatus de las regiones de Donetsk y Lugansk, inspirado, organizado y financiado por el Kremlin, es nulo desde el punto de vista legal y no tendrá consecuencias legales para la integridad territorial y el sistema estatal de Ucrania", señala el Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano en un comunicado oficial recogido por la agencia de noticias Ukrinform.

Además, el Ministerio advierte de que "los organizadores de esta farsa criminal" han violado conscientemente la Constitución y las leyes de Ucrania ignorando los llamamientos de las autoridades ucranianas y la comunidad internacional. "Las bandas terroristas, adiestradas y armadas conforme a los estándares modernos rusos, están tras los 'referéndums' y las provocaciones", denuncia.

Diálogo nacional

Kiev asegura que la gran mayoría de los ciudadanos ucranianos de Donetsk y Lugansk "no se someten a estas acciones arbitrarias y no participan en una 'votación' criminal a costa de la sangre de compatriotas". "El pueblo ucraniano no reconoce ningún referéndum terrorista en Donetsk, Lugansk ni Crimea. También reacciona así la comunidad internacional", prosigue.

Por último, el Gobierno ha defendido un diálogo nacional unitario "en el que no caben las amenazas ni el terrorismo, sino la apertura y la unidad de todo el pueblo con buena voluntad para conseguir la paz, estabilidad y prosperidad de Ucrania".

EE UU insiste en que la consulta es "ilegal"

También Estados Unidos ha vuelto a insistir en que el referéndum separatista en Donetsk y Lugansk es "ilegal" y supone un intento de crear mayor división y desorden en el país. "Estados Unidos no reconocerá los resultados de este referéndum ilegal", ha indicado la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en un comunicado. Además, "EE UU está decepcionado con el Gobierno ruso por no haber utilizado su influencia para impedir el referéndum desde la sugerencia realizada (por el presidente Vladímir) Putin el 7 de mayo para que se aplazase".

noticias relacionadas

Psaki ha recordado que ese mismo día, el 7 de mayo, Putin aseguró también que las tropas rusas se estaban retirando de la frontera con Ucrania. "Desafortunadamente todavía no vemos que los militares rusos se alejen de la frontera", ha apuntado la portavoz, quien ha lamentado que medios de comunicación respaldados por el Kremlin hayan hecho campaña a favor del referendo.

Para el Departamento de Estado, la comunidad internacional debe concentrarse ahora en respaldar las elecciones presidenciales previstas para el 25 de mayo en Ucrania. Psaki ha recordado, en ese sentido, que cualquier intento de alterar el proceso democrático para las presidenciales será considerado un "intento de negar a los ciudadanos de Ucrania su derecho a expresar su voluntad políticamente libremente".

El presidente de EE UU, Barack Obama, amenazó en una rueda de prensa conjunta en la Casa Blanca el pasado 2 de mayo con la canciller alemana Angela Merkel con imponer sanciones a sectores enteros de la economía rusa si Moscú pone en peligro la celebración de los comicios del 25 de mayo. "El Gobierno ruso todavía puede elegir implementar sus compromisos de Ginebra (para reducir la tensión en Ucrania), así como actuar en línea con el llamamiento de Putin del 7 de mayo. Les instamos a que lo hagan", ha declarado Psaki.