La única clínica abortista de Misouri seguirá abierta por ahora

La presión social lo ha conseguido por ahora. La única clínica de Misouri de planificación familiar y autorizada para practicar abortos, seguirá abierta.Es lo que ha determinado un juez. La licencia de la clínica, que expira estos días, volverá a revisarse el día 21.Fuera del centro, decenas de personas celebran la decisión judicial y dentro, dos empeladas respiran alividas.Mientras y a toda página en el New York Times, ejecutivos de 180 compañías han publicado un anuncio que dice "Restringir el aborto es malo para los negocios".Ella, Ana A. Tavis, doctora en Filosofía y profesora de la Universidad de Nueva York lo tiene claro, una ley restrictiva "es una interferencia del gobierno en las decisiones privadas de los ciudadanos".Misouri y otros Estados han promulgado recientemente leyes que limitan o prohíben el aborto. "Ya no es sólo un debate político que podamos pasar por alto", asegura Tavis.Ella, como los ejecutivos de estas compañías, entiende que esa legislación va en contra de derechos constitucionales.