El Kremlin oculta los detalles del incendio en un submarino nuclear de la Armada rusa

El Kremlin oculta los detalles del incendio en un submarino nuclear de la Armada rusa

Declara «secreto de Estado» la investigación y asegura que entre los fallecidos hay siete capitanes de navío

RAFAEL M. MAÑUECO

Los detalles y la causa del mortal incendio con 14 fallecidos del lunes en el Mar de Bárents, en el submarino atómico de la Armada rusa AS-31, el propósito de la misión de los tripulantes, el lugar exacto del accidente y otras muchas circunstancias no se darán a conocer por ser «secreto de Estado».

Así lo anunció este miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Según sus palabras, «esta información no puede hacerse pública en su totalidad. Entra dentro de la categoría de secreto de Estado», algo, a su juicio, «completamente normal». Lo único, por el momento, que se ha dado a conocer es la identidad de los 14 marinos que perdieron la vida en el siniestro.

Eran todos oficiales de la Marina rusa, dos de ellos, según el ministro de Defensa Serguéi Shoigú, habían sido condecorados ya de antes con la estrella de «héroe de Rusia, la máxima distinción en el país, y siete eran capitanes de navío de »primer rango«. Había además tres oficiales de segundo rango, que también perecieron, y un civil de la »industria militar« que consiguió salvar su vida y »fue evacuado el primero«.

Shoigú, enviado a la base naval de Severomorsk por el presidente Vladímir Putin para esclarecer lo sucedido, presidió allí hoy la comisión de investigación y aseguró que «parte de la tripulación se salvó de milagro», aunque no precisó el número de personas.

La dotación habitual del sumergible para grandes profundidades AS-31 «Losharik», caballito construido de bolitas como personaje central de una serie de dibujos animados soviética, es de 25 personas. «Actuaron de forma heroica, lucharon hasta el último momento por salvar al submarino y a sus compañeros a costa de sus propias vidas», declaró el ministro. Precisó también que las 14 víctimas del accidente «serán condecorados a título póstumo». Según el diario ruso Kommersant, casi todos ellos procedían de la base naval de Petergoff, cercana a San Petersburgo.

Putin dijo el martes que el «Losharik» es un submarino «inusual» por tratarse de un navío de «investigación científica» con tripulación «altamente cualificada». Es del tipo AS-12, de hecho en las primeras informaciones así se le caracterizó, no con el nombre de AS-31 como hoy, y puede descender a una profundidad de hasta 6.000 metros.

Pero este sumergible va acoplado por debajo a un submarino más grande también atómico. La prensa rusa especula con que el buque más grande podría ser el 'Orenburg' o el 'Bélgorod', pero está información también se mantiene en secreto. Los expertos militares sostienen que el «Losharik» es un navío para misiones de «sabotaje», destinado a destruir infraestructuras submarinas, oleoductos y cableado de comunicaciones.

Los dos submarinos, los supervivientes, los heridos y los cuerpos de los fallecidos se encuentran, según Defensa, en Severomorsk, base principal de la Flota del Norte rusa. Los hospitalizados, al parecer, presentan heridas cuyo carácter sugiere que hubo una explosión a bordo. El comunicado difundido este miércoles por el Ministerio de Defensa ruso asegura que «durante la realización de unas pruebas de batimetría se declaró un incendio. A consecuencia de ello, 14 submarinistas fallecieron por intoxicación de humo».