Jornada de huelga en la capital francesa en protesta por los planes de reforma de pensiones

Día complicado para moverse en París. La capital francesa vive una huelga masiva en el transporte público. Una respuesta sindical contra los planes del Gobierno para reformar el sistema de jubilaciones. Hasta diez líneas de metro están cerradas, tan solo circulan un tercio de los autobuses y los cercanías no prestan servicio, lo que afectará a 12 millones de usuarios de la región de la Isla de Francia. A pie de calle, calzadas abarrotadas. Y quienes han cogido el coche esta mañana se han encontrado con 285 km de atascos en los accesos a la capital. Es la huelga más importante desde 2007, cuando también se protestó contra los planes de reforma de Sarkozy. Aunque este paro solo durará 24 horas, se prevé que sea el primero de una serie de protestas. Otro pulso para el Gobierno de Emmanuel Macron, que anda con pies de plomo después de los Chalecos Amarillos. -Redacción-