Un hombre ha quedado libre después de 28 años preso por un delito que no cometió

Corey Atchison se reencuentra con su familia 28 años después. Es la primera vez que tiene contacto con su hija y su nieto, tres meses antes de que se convirtiera en padre, fue arrestado. Corey llevaba preso en la prisión de Oklahoma desde 1991, acusado de un asesinato que no cometióA lo largo de estos 28 años en la cárcel siempre ha mantenido su inocencia. Sus abogados han defendido en todo el proceso que no había pruebas reales que le vinculasen con el crimen. Se ha demostrado que los testigos se vieron obligados a declarar en su contra presionados por la policía. Ahora una jueza de Tulsa le ha declarado inocente aunque la fiscalía ha anunciado que se plantea recurrir.