La justicia pone límites a la inmunidad «absoluta» de Trump

Donald Trump y Stormy Daniels./
Donald Trump y Stormy Daniels.

El mandatario lucha en los tribunales para no tener que entregar sus declaraciones de impuestos al fiscal que le investiga

MERCEDES GALLEGOCorresponsal. Nueva York

¿Está Donald Trump por encima de la ley? El mandatario cree que sí, que mientras ostente el cargo dispone de inmunidad «absoluta» para cualquier proceso criminal, una teoría que al juez federal Victor Marrero le ha parecido «repugnante» porque socava los esfuerzos de los padres fundadores para equilibrar los poderes de gobierno de la república, frente a los de la monarquía absoluta que ejercía la corona de Inglaterra hasta la rebelión de las colonias.

Lo recordó también la portavoz del Congreso, Nancy Pelosi, el día que anunció la apertura oficial de una investigación de 'impeachment' para retirarle del cargo con una cita histórica: «Le preguntaron a Benjamin Franklin: '¿Qué es lo que tenemos, una republica o una monarquía? Y Franklin contestó: 'Una república, si sois capaces de mantenerla como tal'», parafraseó la líder demócrata.

La misión del juez Marrero, como la de Pelosi, es preservar esa república. La de Trump, impedir que nadie vea sus declaraciones de impuestos, solicitadas por el fiscal neoyorquino Cyrus Vance a la gestoría Mazars que contrata Trump Organization para sus asuntos fiscales. El argumento de sus abogados es que el presidente «que nunca duerme» está demasiado ocupado con los asuntos de gobierno como para tener que distraerse con investigaciones frívolas que podría presentar «cualquier fiscal de distrito para ganar notoriedad», afirmaban. «Un presidente preocupado será un peor presidente».

Protección a sus socios

Según ellos, antes de acusarle de algo habría que recusarle mediante un proceso de 'impeachment', de lo que ya se está encargando Pelosi, aunque ni ella lo supiera cuando se interpuso esta demanda el pasado día 19. Del resto se encarga el fiscal neoyorquino con el beneplácito del juez Marrero, indignado ante la argumentación de una defensa que no solo presenta la inmunidad del presidente en términos absolutos para que le cubra en cada fase del proceso criminal, «incluyendo la investigación». De acuerdo a su sentencia de este lunes, los abogados de Trump quieren extender esa protección constitucional a «cualquier otra persona, socio, compañero de negocios o familiar que pueda haber colaborado con el presidente en la comisión de un acto ilegal, y cuyas ofensas no podrían ni ser investigadas».

Sobra decir que el magistrado dijo «no poder estar de acuerdo», por lo que desestimó la petición de Trump de que impidiese que el fiscal del distrito neoyorquino requiriera sus declaraciones fiscales a la gestoría Mazars, que dice ser neutral en este asunto. Según la decisión esta tenía que haber entregado los documentos este lunes mismo antes de la una de la tarde hora local, pero los abogados del presidente tardaron poco en apelar la decisión. En menos de dos horas el Tribunal de Apelaciones le concedió una protección temporal mientras estudia el caso.

El fiscal Vance investiga los pagos ilegales que habría hecho Trump a la actriz porno Stormy Daniels durante la campaña electoral, pero también el posible fraude que habría cometido el magnate al frente de sus empresas al solicitar préstamos bancarios o contratar seguros. Su abogado Michael Cohen, ahora en prisión, declaró que engrosaba o adelgazaba sus ingresos para obtener condiciones más ventajosas. A diferencia de todos sus antecesores en el cargo, Trump no ha hecho públicas sus declaraciones de impuestos, tras años de secretismo sobre la verdadera cuantía de una fortuna que se cree mucho menor de lo que presume.