Obama no divulgará informe del Senado sobre torturas de la CIA

Oficinas centrales de la CIA en Langley, Virginia./
Oficinas centrales de la CIA en Langley, Virginia.

Los demócratas instan a su publicación por temor a que los republicanos lo hagan desaparecer, pero el todavía presidente estipula mantenerlo en secreto 12 años para garantizar, según ha defendido, que al menos una copia sobreviva

COLPISA / AFPwashington

El presidente Barack Obama no hará público el informe del Senado sobre la utilización de técnicas de torturas por parte de la CIA, pero conservará una copia que permanecerá en su biblioteca presidencial, según una carta de la Casa Blanca publicada el lunes. Existía preocupación sobre las intenciones del presidente electo Donald Trump en la materia, temiendo que todas las copias del informe secreto realizado en 2014 fueran destruidas por la nueva administración, después de la asunción de funciones el 20 de enero.

Sin embargo, una carta de un consejero de la Casa Blanca, Neil Eggleston, a la senadora Dianne Feinstein, vicepresidenta del Comité de inteligencia, indica que la totalidad del documento de 6.700 páginas será conservado. Obama estipuló que el informe se mantenga secreto al menos durante 12 años. "Por el momento, no consideramos la publicación de todo el estudio", se precisa en la carta enviada a Feinstein.

El informe sobre los interrogatorios agresivos practicados por la CIA detalla los métodos brutales usados por la agencia y en las prisiones secretas de servicios aliados, entre ellos la simulación de ahogamiento para hacer hablar a los sospechosos de terrorismo después de los ataques del 11 de setiembre de 2001.

El documento también subraya la existencia de serias dudas sobre la eficacia de esas técnicas de interrogatorio vigentes durante el mandato de George W. Bush y prohibidas por Obama poco después de su llegada a la Casa Blanca. Varias copias del informe habían sido distribuidas a miembros clave de la comunidad de inteligencia, pero en 2015, cuando los republicanos tomaron control de este comité senatorial, su nuevo presidente, Richard Burr, buscó recuperar todos los ejemplares distribuidos.

Desde entonces, varios demócratas llamaron a la publicación del informe, temiendo que los republicanos lo hicieran desaparecer. La medida tomada por Obama garantiza que al menos una copia sobreviva, aunque no se haga pública antes de 2029.