Liberan a cientos de inmigrantes por falta de espacio en centros de detención

Liberan a cientos de inmigrantes por falta de espacio en centros de detención

Los inmigrantes sin papeles deben contactar con el Servicio de Inmigración desde su destino final, pero hay dudas de que lo hagan

EFE EE UU

Cientos de indocumentados detenidos en Texas, en el sur de EE UU, están siendo liberados en Arizona porque los centros de detención no tienen espacio debido a la avalancha de inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera desde México.

Los inmigrantes llegan en vehículos del Gobierno federal desde Texas a una estación de autobuses del centro de la ciudad de Tucson, en Arizona, y quedan en libertad con la condición de que contacten con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para, una vez en su destino final en el país, se fije una fecha para iniciar su proceso de deportación, aunque hay serias dudas de que finalmente lo hagan.

"Hemos visto como cada día llegan de 50 a 70 personas en autobuses que vienen de Texas", ha dicho Daniel Wilson, voluntario de la organización Casa Mariposa.

En algunos casos estos inmigrantes no pueden contactar con sus familias para poder comprar un billete a su destino, por lo que Casa Mariposa les ofrece hospedaje mientras hacen los arreglos para continuar el viaje.

El cruce de la frontera entre México y EE UU por Texas se ha incrementado de tal manera que las autoridades migratorias se ven obligadas a liberar a parte de los cerca de 500 indocumentados que detienen a diario en la zona.

Según un informe de la Patrulla Fronteriza de Texas al que tuvo acceso Efe, el movimiento migratorio se ha trasladado desde otras zonas del sur del país a este estado, donde se detiene en un solo día casi la cifra mensual de Arizona.

Según la Patrulla Fronteriza, desde principios del año fiscal 2014, que comenzó el 1 de octubre de 2013, se han producido más de 100.000 detenciones. Arizona no es el único destino de estos indocumentados que son liberados por las autoridades federales en Texas.

El cónsul de El Salvador en Tucson, Joaquín Chacón, señaló hoy a Efe que su oficina ha visto reflejado el incremento en la atención a inmigrantes que fueron detenidos en Texas y que son trasladados al centro de detención El Chaparral, en Nuevo México.