Un juez prohíbe alimentar por la fuerza a un preso de Guantánamo

El reo, un sirio de 31 años llamado Abu Wa'El Dhiab, parece ser el único recluso que sigue con la huelga que iniciaron en febrero de 2013

REUTERS/ EP WASHINGTON

Un juez federal estadounidense ha prohibido este viernes de forma temporal al Ejército alimentar por la fuerza a un prisionero sirio retenido en la cárcel de Guantánamo que se declaró en huelga de hambre.

Esta es la primera vez que un juez decide paralizar la alimentación por la fuerza de un prisionero de Guantánamo, donde el año pasado hasta 46 de los 166 presos se declararon en huelga de hambre. Las autoridades les obligaron a comer al menos una de sus comidas.

La jueza Gladys Kessler ha ordenado al Gobierno estadounidense a que deje de alimentar por la fuerza a Abu Wael Dhiab hasta que tenga lugar su vista el próximo 21 de mayo. Además ha ordenado al Ejército a que le deje en su celda si el preso se niega a ir a comer.

Además, Kessler ha ordenado a las autoridades a que conserven todas las grabaciones y pruebas de las extracciones y alimentaciones por la fuerza hasta que tenga lugar la audiencia.

Numerosos abogados defensores de los Derechos Humanos y médicos han hecho llamamientos en contra de la alimentación forzosa, que consideran una violación de la libertad personal y de la ética médica.

Este procedimiento tiene como objetivo mantener a los presos con vida y se basa en alimentarlos a través unos tubos colocados a través de la nariz del preso, que llevan el alimento al estómago de los presos.

Ante la sentencia, el portavoz del Departamento de Defensa, el coronel Todd Breasseale, ha afirmado que la medida "cumple la ley" que sólo se aplica "para preservar la vida" de los presos, aunque ha asegurado que cumplirá con la orden.