Los cadáveres sin identificar del 11-S vuelven a la 'zona cero'

Una de las familiares de una víctima del 11-S /
Una de las familiares de una víctima del 11-S

Los féretros con los restos de víctimas no reconocidas en la tragedia descansarán en una estancia subterránea del memorial erigido tras los atentados

Los restos sin identificar de personas fallecidas en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York han vuelto hoy a la 'zona cero', donde se conservarán en una estancia subterránea del memorial erigido tras la tragedia. Una comitiva solemne ha acompañado los féretros, que han sido escoltados por vehículos de policía y bomberos.

Un grupo de familiares de los fallecidos ha llevado a cabo una protesta durante el traslado ya que se han colocado mordazas para simbolizar que sus opiniones no se han tenido en cuenta a lo largo del proceso. "Nunca se nos dio la oportunidad de decir que no los queríamos en un museo. De hecho, nunca supimos sobre los planes", ha dicho a la televisión local NY1 Rosaleen Tallon, que perdió a un hermano en los ataques.

Ilene Walsh, madre de un fallecido, ha criticado que no se haya consultado a las familias y que los restos de las víctimas vayan a quedar escondidos bajo tierra, en un área que según algunos familiares podría además sufrir inundaciones. A la zona sólo podrán acceder familiares y médicos forenses, que confían en seguir identificando fallecidos poco a poco.

Los restos sin asignar corresponden a más de mil personas. Del total de 2.753 víctimas mortales de los atentados, un 41 por ciento continúan sin haber sido identificadas. El monumento que recuerda a los fallecidos en la zona donde se encontraban las torres gemelas del World Trade Center se abrió en el año 2011 y ha sido visitado desde entonces por millones de personas.