Los combatientes del DAESH se niegan a rendirse

Al menos 15 muertos y decenas de heridos. Es el balance del último atentado en la provincia de Idlib, en Siria. Dos coches bomba estallaron en el centro de una ciudad devastada, aún controlada por los rebeldes. El avance de las fuerzas democráticas se ha ralentizado, se han estancado en Baghouz donde más de 300 terroristas del auto proclamado Estado Islámico se niegan a rendirse, tienen retenidos a miles de civiles y tratan de negociar una salida con condiciones.Allí decenas de voluntarios internacionales están ofreciendo ayuda a todos los civiles que logran escapar de este bastión.Y entre tanta guerra, entre tanta destrucción, llega también una imagen de esperanza.... la de los cascos blancos rescatando a este cachorro de entre los restos de una ciudad que solo busca salir adelante.